Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama pide sacar a Cuba de lista países terroristas

Envió la petición al Congreso, que tiene 45 días para decidir

Obama hizo el anuncio ayer tras el histórico encuentro con Castro en la Cumbre de las Américas en Panamá. Foto edh/archivo

Obama hizo el anuncio ayer tras el histórico encuentro con Castro en la Cumbre de las Américas en Panamá. Foto edh/archivo

Obama hizo el anuncio ayer tras el histórico encuentro con Castro en la Cumbre de las Américas en Panamá. Foto edh/archivo

WASHINGTON. El presidente Barack Obama notificó ayer al Congreso que retirará a Cuba de una lista de países patrocinadores del terrorismo, después de 33 años de incluirla, un paso clave en su intento por normalizar las relaciones entre los dos países.

Obama tomó la decisión después que el Departamento de Estado analizara la presencia de la isla en la lista, que incluye a Irán, Siria y Sudán.

La designación había sido una mancha en el orgullo de Cuba y un obstáculo importante en los esfuerzos por normalizar las relaciones entre Washington y La Habana.

El Congreso no está obligado a ratificar la decisión de Obama y tiene 45 días para desaprobarla, pero tal votación difícilmente prosperaría, ya que los republicanos tienen el control de ambas cámaras del Congreso y algunos líderes republicanos han criticado con fuerza el acercamiento de EE.UU. con Cuba.

En un mensaje al Congreso, Obama expresó que el gobierno cubano "no ha ofrecido ningún apoyo al terrorismo internacional" durante por lo menos seis meses. También dijo a los legisladores que Cuba "ha ofrecido garantías de que no apoyará al terrorismo internacional en el futuro".

Una funcionaria del Departamento de Estado describió a las garantías cubanas como "muy amplias y de muy alto nivel" pero sin dar detalles.

El anuncio de ayer ocurre pocos días después que Obama y el presidente cubano Raúl Castro se reunieron en el marco de la Cumbre de las Américas en Panamá, en lo que fue el primer encuentro oficial entre líderes de los dos países en medio siglo.

Condenan la decisión

El anuncio generó críticas inmediatas de congresistas de ascendencia cubana, quienes condenaron la decisión de Obama por considerar que envía un "mensaje peligroso" y que ese país aún alberga a fugitivos estadounidenses.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner; el senador republicano y aspirante a la Presidencia del país Marco Rubio; el senador demócrata Bob Menéndez; la congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen y el legislador republicano Mario Díaz-Balart fueron algunos de los miembros del Congreso que lamentaron la medida.

"Estoy decepcionado de que la Casa Blanca parezca decidida a recompensar al régimen de los Castro, que tienen un claro historial de represión en su país y de exportar violencia al resto de la región", dijo Boehner en un comunicado.

Rubio opinó que la decisión "va a mandar un mensaje muy peligroso a los enemigos y a los terroristas".

"La decisión de la Casa Blanca es lamentable, pero no me sorprende. Cuba, sin duda, es un país que apoya el terrorismo", dijo Rubio en un video.

Desde hace mucho tiempo, Estados Unidos dejó de acusar activamente a Cuba de apoyar el terrorismo. Cuando Obama y Castro anunciaron el descongelamiento de las relaciones en diciembre, el presidente estadounidense manifestó su disposición a retirar a Cuba de esa lista.

Sin embargo, el mandatario se abstuvo de tomar una decisión ante indicaciones de que la Casa Blanca era renuente a otorgar la petición de Cuba hasta que otros temas espinosos se resolvieran, como las restricciones sobre los diplomáticos estadounidenses en La Habana.

Retirar a Cuba de esta lista podría allanar el camino para abrir una embajada de Estados Unidos en la capital cubana, y otros pasos.

Una alta funcionaria del Departamento de Estado se mostró optimista sobre las negociaciones para la normalización de relaciones diplomáticas entre ambos países aunque no se ha establecido una fecha para una cuarta ronda de diálogo, tras dos celebradas en La Habana y otra en Washington.

La Casa Blanca dijo que Cuba fue designado estado patrocinador del terrorismo en 1982 por sus esfuerzos para "promover la revolución armada por parte de organizaciones que usan el terrorismo".

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que sacar a Cuba de esta lista no cambia el hecho de que Estados Unidos tiene diferencias con el gobierno de la isla.

"Nuestras preocupaciones sobre un amplio rango de políticas y acciones de Cuba quedan fuera de los criterios que son relevantes para rescindir la designación de Cuba como estado patrocinador del terrorismo", dijo Earnest.

Alegría en La Habana

El anuncio de la Casa Blanca de sacar a Cuba de la lista de países terroristas causó alegría en la isla y más allá de las fronteras, donde opinan que será fundamental para el avance en las negociaciones entre los dos países y la construcción de una América más unida.

Para los cubanos de la isla es un sentimiento de que con la medida se hace justicia y se abre el camino para flexibilizar el embargo impuesto por EE. UU. en la década de los años 60.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación