Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama: crisis en Iraq no durará solo semanas

El presidente de los EE. UU. presiona a los iraquíes a reestructurar el gobierno

Obama: crisis en Iraq no durará solo semanas

Obama: crisis en Iraq no durará solo semanas

Obama: crisis en Iraq no durará solo semanas

WASHINGTON . El presidente Barack Obama propuso ayer una estrategia amplia y a largo plazo para enfrentar a los militantes islámicos en Iraq, que sorprendieron a los servicios de inteligencia estadounidenses por la velocidad con que han avanzado hacia la capital kurda, de Arbil.

Obama advirtió a los estadounidenses que la nueva campaña para brindar seguridad en Iraq requiere cambios militares y políticos y "será un proyecto a largo plazo".

No indicó cuánto durará la participación de los militares, aduciendo que dependía de los esfuerzos políticos en Iraq.

"No creo que vayamos a solucionar este problema en semanas. Creo que va a tomar algún tiempo", dijo Obama.

El presidente señaló que las fuerzas de seguridad iraquíes deben reestructurarse para lanzar una ofensiva efectiva, que requiere un gobierno central en Bagdad en el que confíen los militares y los ciudadanos. Obama agregó que Iraq necesita un primer ministro, en una indicación de que resta legitimidad al actual mandatario, Nuri al-Maliki.

También dijo que no cerrará la embajada estadounidense ni el consulado en Arbil, lo que significa que quedarán diplomáticos que necesitarán protección. Añadió que donde el personal estadounidense se vea amenazado, ejercerá su obligación de protegerlos como comandante en jefe.

El presidente afirmó que continúan los esfuerzos humanitarios para lanzar desde el aire alimentos y agua a grupos de minorías religiosas perseguidas y aisladas en una montaña, y agregó que se trazaban planes para permitirles desplazarse.

Además, el mandatario rechazó enérgicamente la afirmación de que fue su decisión haber retirado los soldados de Iraq, explicó que se debió a que los iraquíes no querían que estuviesen allí.

Reiteró que Estados Unidos no volverá a despachar fuerzas de combate a Iraq. "No vamos a hacerlo porque debemos haber aprendido la lección de nuestra prolongada e inmensamente costosa incursión en Iraq", afirmó.

Los militares estadounidenses atacaron, el viernes, por aire varios blancos de extremistas al norte de Iraq y Obama aseguró que los ataques aéreos han destruido armas y el equipo que los insurgentes del Estado islámico podrían haber utilizado para atacar a Arbil.

No permitirá santuario

Obama reiteró que su Gobierno no dejará que el terrorismo yihadista se haga con el control en el norte de Iraq o que construyan un "santuario", pero insistió en que deben ser los iraquíes quienes se responsabilicen de la situación, para lo que contarán, según adelantó, con "asistencia" de EE. UU.

"No hay duda que su avance, su movimiento en los últimos meses, ha sido más rápido que las estimaciones de inteligencia y las expectativas de los políticos", admitió el presidente, en referencia a los yihadistas.

Por su parte, el presidente de Francia, François Hollande, aseguró ayer a su homólogo estadounidense que París apoyará los esfuerzos de Washington en Iraq "contra las acciones innobles del grupo terrorista Estado Islámico".

Aseguró que Francia será parte de "un dispositivo" en el que estará Estados Unidos y el "conjunto de países que deseen asociarse a la acción que solicite el Consejo de Seguridad" de la ONU, aunque no precisó la naturaleza del apoyo a Washington.

Poco antes y previo a retirarse a sus vacaciones de verano, Obama había señalado que los gobiernos de Francia y Reino Unido se sumarán al apoyo humanitario de la población del Kurdistán. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación