Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. muestra pruebas para avalar ataque a Siria

Obama dice que será una intervención "limitada" y que no se repetirá el caso de Irak

Un hombre es atendido en un hospital en Aleppo, luego de un nuevo ataque químico. foto edh /Reuters

Un hombre es atendido en un hospital en Aleppo, luego de un nuevo ataque químico. foto edh /Reuters

Un hombre es atendido en un hospital en Aleppo, luego de un nuevo ataque químico. foto edh /Reuters

EE. UU. El presidente estadounidense, Barack Obama, matizó ayer que sopesa la posibilidad de una intervención militar "limitada" en el conflicto sirio para castigar al régimen de Bashar al Assad por el ataque químico del 21 de agosto en Damasco, del que Estados Unidos tiene pruebas que considera definitivas.

Horas antes el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, también aseveró que las pruebas recopiladas por los servicios de inteligencia de su país son "claras y convicentes" y por lo tanto no tienen por qué dudar ni un ápice.

Sin embargo, el régimen sirio calificó de "falsas" las pruebas presentadas por Estados Unidos y afirmó que se basan en los datos de los activistas y de la oposición. En un comunicado, el Ministerio de Exteriores subrayó que la acusación de John Kerry, es "nula y sin efecto" y desafío a Washington a aportar "una prueba real".

Si bien Obama reiteró que no ha tomado una decisión final sobre Siria, dejó ver que ya hizo los pasos previos a lanzar un ataque a Siria al afirmar que ha hecho las consultas con los países aliados y con el Congreso, pero además dejó claro que como dirigente mundial tiene la obligación de hacer que se respeten las "normas internacionales" y que quien use esas armas contra su pueblo "rinda cuentas".

El mandatario descartó una intervención en Siria sea de "largo plazo" o "una gran operación militar" con "tropas sobre el terreno", pero remarcó que no actuar contra el régimen de Al Assad enviaría una señal "perjudicial" para la seguridad nacional de EE. UU.

Obama no ocultó su frustración por verse abocado prácticamente en solitario a una acción bélica, tras llegar al poder en 2009 con la promesa de poner fin al desgaste de las guerras en Iraq y Afganistán heredadas de su antecesor en la Casa Blanca, George W. Bush.

Sin embargo, Francia dijo ayer que aún respalda una acción para castigar al Gobierno del presidente sirio, pese a que el Parlamento británico votó en contra el jueves.

El presidente francés, Francois Hollande, dijo al diario Le Monde en una entrevista que seguía apoyando la toma de una medida "firme" para castigar un ataque que aseguró había causado daño "irreparable" al pueblo sirio, y agregó que trabajaría estrechamente con los aliados de Francia.

Al ser consultado sobre si París podría tomar acciones sin Londres, Hollande contestó: "Sí. Cada país es soberano para participar o no en una operación. Esto es válido para Gran Bretaña, como lo es para Francia".

Los argumentos

Mientras tanto, Kerrry, quien reafirmó que el caso de Siria no es el de Irak ni el de Afganistán, indicó en una declaración ante los medios, en la que enumeró algunas de las evidencias contenidas en un documento de cinco páginas (ver recuadros), que EE. UU. tiene "alta confianza" en el hecho de que el responsable de los ataques es el presidente sirio y que, pese a que Washington no podrá desclasificar ciertos detalles, saben que fuerzas leales a Al Asad se prepararon para el ataque días previos y lo llevaron a cabo.

"No les voy a pedir que crean en mis palabras, sólo quiero que ustedes mismos lean el veredicto al que han llegado nuestros servicios de inteligencia", dijo Kerry.

Y precisó: "Sabemos que a los miembros del régimen se les proveyó de máscaras antigas por orden del propio Gobierno", aseguró el secretario de Estado.

Kerry también confirmó que en el ataque del 21 de agosto fueron asesinados 1,429 civiles incluidos 426 niños. "Esto es lo que Asad le ha hecho a su pueblo", acotó el secretario.

Además lanzó otra afirmación que les validaría una intervención en Siria: "El régimen de Assad tiene el mayor programa de armas químico y lo ha usado", dijo sin dar más detalles.

No todas las pruebas que sustentan las afirmaciones de Estados Unidos van a ser accesibles al público; la información privilegiada únicamente la conocerán los miembros del Congreso.

Pero además, Kerry argumentó: "Obama y yo creemos en la ONU y respetamos su trabajo, pero como su secretario general ha dicho, la investigación de la ONU no establecerá quién usó las armas químicas y dado el veto de Rusia, la ONU no va a poder liderar la respuesta como debería".

Todo por el liderazgo

Un análisis publicado por el periódico español ABC indica que los países se alinean como si se tratara de una nueva 'guerra fría', ya que del lado del "sí" a la guerra contra Al Assad quedan Estados Unidos, Francia y Turquía, pero del "no" se posicionan Alemania, Rusia y un inesperado socio: el Reino Unido.

Ante ese panorama, EE. UU. y sobre todo el presidente Obama, se enfrentan a una elección imposible, ya que por una parte debe seguir siendo respetado como líder mundial; por otra es necesario preservar sus propios intereses y los de la población siria.

¿Qué pesará más?, plantea el artículo y cita a Florentino Portero, experto en relaciones internacionales y director de la Casa Sefarad.

"Obama debe representar el papel que más odia, el de presidente de los Estados Unidos" y eso es así incluso con un Nobel de la Paz en la estantería. Un papel cuyo guión lleva escrito un siglo y que, según Portero, Obama acabará escenificando: "Estados Unidos se verá obligado a usar la fuerza porque Al Assad ha cruzado una línea roja que el propio Obama estableció: la prohibición del uso de armas químicas", indica el analista.

Mientras tanto, el equipo de la ONU que analiza el supuesto ataque con armas químicas en Siria comenzó ayer a abandonar el país tras completar su cuarto y último día de misión. Ayer se retiró Angela Kane, encargada de asuntos de Desarme de Naciones Unidas.

Aunque el grupo de 10 investigadores internacionales de la ONU abandonará hoy el territorio sirio, confirmó un portavoz de Naciones Unidas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dio ayer un avance a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad sobre los resultados de la investigación en Damasco. Pero el portavoz de la ONU Martin Nesirky indicó que no habrá un reporte preliminar, sino que esperarán los análisis científicos para dar un informe. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación