Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muertos y heridos tras explosiones en maratón de Boston

Tres personas muertas, incluyendo un niño de 8 años, y más de 100 resultaron heridas a causa de dos explosiones que sacudieron hoy la línea de meta del maratón de Boston

Autoridades permanecen en los alrededores del sitio de las explosiones

Autoridades permanecen en los alrededores del sitio de las explosiones

Autoridades permanecen en los alrededores del sitio de las explosiones

Al menos tres personas murieron y más de 100 resultaron heridas como consecuencia de dos explosiones que sacudieron la zona cercana a la meta del Maratón de Boston, cuando los corredores llegaban al lugar, dijo la policía de la ciudad. Además, una tercera explosión había sido reportada en la biblioteca JFK de Boston momentos después. Sin embargo, las autoridades determinaron que se trataba de un incendio que fue controlado y que no estaba relacionado con las explosiones.

Por su parte, los organizadores del maratón más antiguo y prestigioso de Estados Unidos, en la que competían cuatro salvadoreños, dijeron en su página de Facebook que los estallidos fueron ocasionados por bombas.

Tras los estallidos, las autoridades entraron en la ruta para sacar a los heridos, mientras que los rezagados en la carrera de 42 kilómetros (26 millas) fueron redirigidos lejos de la zona.

La Policía informó después que un explosivo más fue encontrado cerca de la zona, y que fue desactivado.

Competidores y voluntarios gritaban al alejarse del caos. Espectadores ensangrentados eran llevados a una tienda médica que había sido establecida para lidiar con corredores agotados.

"Hay muchas personas heridas", dijo un hombre, cuyo número 17528 le identificaba como el corredor Frank Deruyter, de Carolina del Norte. El hombre no estaba herido, pero trabajadores del maratón llevaban a una mujer, que no parecía ser una corredora, con la pierna ensangrentada a un área médica mientras salía sangre de su pierna. Un policía de Boston fue sacado del lugar en silla de ruedas con una herida sangrante en la pierna.

Ni los organizadores de carrera ni funcionarios públicos pudieron dar un cálculo del número de heridos ni de la gravedad de las lesiones.

Unas tres horas después de que los ganadores del maratón cruzaron la meta, hubo una explosión en el lado norte de Boylston Street, poco antes de la marca de meta. Una segunda explosión se escuchó segundos más tarde.

Hubo humo que se elevó desde el lugar de las explosiones, y se desplazó entre las banderas que flanquean la ruta de uno de los maratones más antiguos y prestigiosos del mundo.

Imágenes de video tomadas desde helicópteros mostraban manchas de sangre en el pavimento de la popular zona turística y comercial conocida como Back Bay.

"Hay personas muy ensangrentadas", dijo Laura McLean, una corredora de Toronto que estaba en la tienda médica recibiendo atención por deshidratación cuando fue desalojada para dar cabida a las víctimas de las explosiones. "Los estaban llevando a la tienda médica".

Cherie Falgoust esperaba a su esposo, quien competía en el maratón.

"Estaba esperando a mi esposo en cualquier momento", dijo. "No sé qué es este edificio... sólo explotó. Se oyó un gran estallido y luego había vidrios en todas partes. Algo en mi cabeza. No sé qué era. Nada más me agaché".

Los corredores que no habían terminado la carrera fueron desviados por la Avenida Commonwealth hacia una zona de reunión familiar, de acuerdo con un plan de emergencia que se implementó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación