Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mueren 27 personas por nevada en EE.UU.

Causas: accidentes, paleando nieve o por aspirar monóxido de carbono. Caos por la cancelación  de casi 12,000 vuelos durante el fin de semana.

Tormenta de nieve

Un hombre limpia la nieve de su coche en el barrio Woodridge en el noreste de Washington. | Foto por EFE/

Un hombre limpia la nieve de su coche en el barrio Woodridge en el noreste de Washington.

Una madre y su hijo de un año murieron en el estado de Nueva Jersey envenenados por el escape de su auto durante la última tormenta de nieve en Estados Unidos, por lo que el saldo provisional de fallecidos por el temporal se eleva a 27 víctimas. 

Según informó el diario local The Record, el suceso se registró el sábado por la noche en la localidad de Passaic, cuando la madre, de 23 años, estaba dentro del auto con sus dos hijos y el tubo de escape estaba cubierto de nieve. 

Otro menor, de tres años, está en situación crítica, dijeron fuentes policiales al diario. El padre estaba cerca del lugar, intentando quitar la nieve. 

En total, según medios locales, han sido al menos seis las personas que desde que se extendió la tormenta de nieve por la costa este de Estados Unidos, el viernes, han perecido por inhalar monóxido de carbono de escapes de automóviles que estaban cubiertos por la nieve. 

Otras once personas han perecido por accidentes de tráfico a causa del mal estado de las vías, cinco más por ataques al corazón mientras participaban en los trabajos para quitar nieve, tres por razones desconocidas y uno por hipotermia. 

Las víctimas se han registrado en los estados de Nueva York, Nueva Jersey, Virginia, Delaware, Tennessee, Kentucky, Maryland, Carolina del Norte, Pensilvania y Ohio. 

En el caso de la ciudad de Nueva York, la mayor del país, la tormenta causó la segunda nevada más intensa desde que se tienen registros, hace siglo y medio. 

Tres de las víctimas por ataques al corazón se registraron en la ciudad de Nueva York.

Europa en el camino de la tormenta
Mientras el noroeste de Estados Unidos continúa paralizado por los estragos de la tormenta Jonas, Gran Bretaña se prepara para la llegada del mortal temporal a sus costas, que los expertos de la Agencia de Meteorología británica estiman que ocurrirá el martes, según el diario «The Sun». 

A su paso por la costa este de Estados Unidos, Jonas ha dejado preliminarmente 27 muertos y cuantiosos daños materiales bajo un manto blanco de casi un metro de nieve así como a cientos de miles de ciudadanos sin electricidad en sus hogares.

Con varios aeropuertos cerrados en varios estados, entre ellos los de Washington D.C, Nueva York, Filadelfia y Baltimore, situación que comenzó a cmabiar ayer en las ciudades con mayor tráfico aéreo. 

Hasta el jefe del Pentágono, Ash Carter, quien regresaba de una gira de cinco días por Europa, no pudo aterrizar en Washington y su avión fue desviado a Tampa, Florida. 

Con la tormenta declinando durante la madrugada, las autoridades de Nueva York comenzaron a levantar la prohibición de viajar y reabrir las calles en la ciudad, así como las rutas hacia Long Island y Nueva Jersey.

Ahora llega el momento de limpiar aceras, cocheras y desenterrar sus coches de la nieve que ha dejado la que ya es una de las más grandes tormentas invernales de la historia como certifica la marca que se registró en Central Park en la ciudad de los rascacielos, con 64 centímetros de nieve, sólo superados en una nevada de 1869.

Eso fue aprovechado por salvadoreños residentes en ciudades estadounidenses. 

Uno de ellos, Maximiliano Hércules, empezó a palear nieve desde el viernes por la tarde contratado por un complejo habitacional de Arlington, Virginia.

Estuvo limpiando hasta la medianoche del viernes y el sábado comenzó temprano, a pesar de la molestia generada por el fuerte viento.

Maximiliano aseguró que en 11 años de vivir en esa región considera habitual obtener dinero extra durante las nevadas. Y aunque admite que la paga de $15 dólares la hora por palear no son lo mejor, en vista de haber necesidad del trabajo y de limpiar las calles, ese dinero extra no le viene  a mal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación