Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mueren 115 en atentado en Irak

El Estado Islámico reivindicó la explosión

Civilians inspect the aftermath of a deadly Friday night suicide car

Civiles revisan lo que quedó del popular mercado que se convirtió en una de las escenas más trágicas en los últimos años. (AP Photo/Karim Kadim) Mideast Iraq | Foto por KK TBH**CAI**

Civilians inspect the aftermath of a deadly Friday night suicide car bombing at a busy market in Khan Beni Saad, about 20 miles (30 kilometers) northeast of Baghdad, Iraq, Saturday, July 18, 2015. The attack by the Islamic State group on a crowded marketplace in Iraq\'s eastern Diyala province has killed over 100 people, mostly-Shiite victims, including women and children, in one of the deadliest single attacks in the country in the past decade. (AP Photo/Karim Kadim) Mideast Iraq

 Irak se encuentra aún sacudido por uno de los mayores atentados de los últimos tiempos, que dejó el viernes un centenar de muertos y que vuelve a despertar los fantasmas sectarios en el país, después de que el grupo terrorista Estado Islámico lanzara el ataque en "venganza" contra los chiíes. 
Al menos 115 personas fallecieron y 130 resultaron heridas anoche en un ataque contra un mercado popular de la zona de Jan Beni Said, al noreste de Bagdad, que el EI reivindicó y aseguró que en el mismo habían muerto 180 milicianos chiíes. 
El grupo yihadista, que controla amplias zonas de Irak desde junio de 2014, informó a través de la red social Twitter de que el atentado fue perpetrado por un terrorista suicida, que detonó un vehículo cargado con tres toneladas de explosivos, y que el objetivo del ataque eran milicianos chiíes. 
Pero fuentes de seguridad consultadas por Efe aseguraron que las víctimas eran civiles, tanto chiíes como suníes, y la propia ONU denunció esta "masacre destructiva" que causó la muerte de "decenas de familias inocentes mientras se preparaban para celebrar el Aid el Fitr", festividad con la que culmina el mes sagrado de ramadán. 
Durante estos días festivos es tradición salir a pasear y a comprar dulces y regalos, y por ello el mercado de Beni Said se encontraba abarrotado en el momento del ataque, uno de los más mortales desde que el EI proclamó en junio de 2014 un califato en los territorios que domina en Irak y en Siria. 
El portavoz del parlamento iraquí, Salim Al Yaburi, condenó  "la explosión criminal atroz" que se registró en la provincia de Diyala, situada al noreste de Bagdad, de población mayoritariamente chií. 
Asimismo alertó de "los intentos del EI de perturbar la seguridad de Diyala, a través de instrumentalizar los sentimientos sectarios (de la población)", lo cual supone uno de los principales retos para las autoridades iraquíes, acusadas en muchas ocasiones de alimentar las tensiones entre suníes y chiíes. 
Al Yaburi, pidió unidad a la población de Diyala y aseguró que el caos no va a regresar a esta región. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación