Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El ministro de Salud chavista admite falta de varios medicamentos

En distintas protestas callejeras, el personal de salud ha solicitado sea declarada la "emergencia sanitaria", no sólo por la falta de medicamentos, sino por el deterioro en la infraestructura sanitaria del país. foto edh / internet

En distintas protestas callejeras, el personal de salud ha solicitado sea declarada la "emergencia sanitaria", no sólo por la falta de medicamentos, sino por el deterioro en la...

En distintas protestas callejeras, el personal de salud ha solicitado sea declarada la \"emergencia sanitaria\", no sólo por la falta de medicamentos, sino por el deterioro en la infraestructura sanitaria del país. foto edh / internet

CARACAS. El ministro venezolano de Salud, Francisco Armada, admitió ayer que faltan algunos medicamentos y que hay problemas en el suministro, que aseguró estarán resueltos en un "cortísimo plazo" tras la aprobación de más divisas para el sector.

"Hay un grupo de medicamentos que, en efecto, no existe (...); hemos detectado un grupo importante de fallas", declaró en una entrevista en la emisora VTV de la red estatal de televisión.

No obstante, el ministro negó que la oferta de medicamentos afecte especialmente a personas con el virus del sida, como sostuvieron algunos medios de prensa que no precisó.

Los medicamentos antirretrovirales "están existentes en su totalidad en las farmacias que los distribuyen y, además, completamente gratuitos", subrayó.

En el caso de los medicamentos para los diabéticos e hipertensos, indicó, "es posible que alguno de una determinada marca comercial no exista", pero que se ofertan otros con el mismo principio activo.

Entre los medicamentos e insumos que reportan fallas están los vinculados a la dermatología, pediátricos, curitas, yesos para fracturas, alcohol, anestésicos, antihipertensivos y otros.

Para resolver la escasez, Armada informó en mayo que Venezuela recibiría dotaciones de países aliados como Cuba, China y Argentina. Sin embargo, los médicos aseguran que aún no ven los resultados de las medidas gubernamentales.

Crisis

Según medios venezolanos, en los hospitales y clínicas escasean los insumos básicos como el suero fisiológico en medio de una sequía de divisas que ha acumulado una deuda de más de $1,000 millones del régimen con los importadores.

En Venezuela existe un control de cambios que deja en manos del Estado el monopolio de las divisas, que son entregadas para un número determinado de supuestos, entre ellos, la adquisición de medicamentos por parte de los laboratorios farmacéuticos e importadores del sector.

Por un lado, el presidente de la Federación Farmacéutica, Freddy Ceballos, calcula la escasez de medicamentos en 60 %. Por el otro, la Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos, Laboratorios y Afines (Avedem) asegura que se reportan "faltas absolutas" hasta en 85 % de los productos, en este país petrolero que importa 98 % de sus insumos en salud.

Un informe que la Avedem presentó a la Asamblea Nacional en mayo refirió que "más de 900 amputaciones de miembros inferiores se realizan en los hospitales en Venezuela" por falta de stents periféricos (que permiten la apertura de los vasos sanguíneos para restaurar el flujo sanguíneo).

También se dejaron de colocar 750 marcapasos, "afectando a igual número de pacientes".

"La situación se agudizará al término de 2014. Mientras no haya una liquidación programada, sistemática, no tendremos una solución", concluye.

Para el presidente de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera, los hospitales venezolanos están "virtualmente cerrados". En sus estimaciones, 98 % de ellos no tiene cómo operar. "Si ves puertas abiertas es porque el equipo se empeña en cumplir la labor bajo su propio riesgo", publicó el diario La Nación, de Paraguay.

En distintas protestas callejeras, médicos y enfermeras han declarado la "emergencia sanitaria". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación