Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Miles piden en México el cese de la violencia

Los mexicanos expresan su enojo tras el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero

Miles de estudiantes y organizaciones civiles en el zócalo de Ciudad de México la noche del jueves durante la jornada de protestas a nivel nacional por el caso de los 43 estudiantes. foto edh / efe

Miles de estudiantes y organizaciones civiles en el zócalo de Ciudad de México la noche del jueves durante la jornada de protestas a nivel nacional por el caso...

Miles de estudiantes y organizaciones civiles en el zócalo de Ciudad de México la noche del jueves durante la jornada de protestas a nivel nacional por el caso de los 43 estudiantes. foto edh / efe

MÉXICO. Al enfurecido grito de "¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!", decenas de miles de personas en la capital mexicana unieron sus voces y también su dolor por la tragedia de los 43 estudiantes desaparecidos.

El enojo por el caso de los alumnos de Ayotzinapa se tornó también contra el presidente Enrique Peña Nieto, que para algunos enfrenta la mayor crisis desde que asumió el poder hace casi dos años.

"Un sentimiento de insatisfacción y hartazgo contra la violencia que, desde la noche del 26 de septiembre en que los estudiantes de magisterio desaparecieron en Iguala (Guerrero), ha ido en aumento y el jueves, justo coincidiendo con el aniversario de la Revolución Mexicana, alcanzó su cénit en el corazón de la Ciudad de México", reportó el periódico español El País.

Los miles de manifestantes se volcaron a las principales calles de la Ciudad de México para acompañar a los padres de los 43 estudiantes y a la par de exigir justicia reclamaron la actuación del presidente y su gobierno, que no ha aclarado el caso.

"Estamos cansados", dijo Julieta González, una psicóloga y profesora que caminaba por el centro de la capital mientras sostenía una hoja que rezaba: "quiero que renuncie Peña Nieto". La acompañaba su hija de 8 años.

"Todo es parte de la corrupción", consideró. "Los que tenemos hijos queremos dejarles algo, por lo menos el ejemplo de que levantando la voz podemos hacer mucho y podemos hacer que escuchen".

En su mayoría vestidos de negro, los manifestantes caminaron hacia el Zócalo, la plaza principal del centro de la capital, mientras alzaban banderas mexicanas pintadas de negro en señal de duelo, fotografías de los 43 alumnos desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa y pancartas con leyendas de "Ya me cansé" y "Fue el Estado".

En pancartas, pintas en paredes y gritos se repetía una y otra vez: "¡Fuera Peña!"; otras pancartas decían: "¿Y si tu hijo fuera el número 44?".

Disturbios en el Zócalo

Luego de que la mayoría de los manifestantes abandonaron el Zócalo, un pequeño grupo de jóvenes enmascarados empezó a enfrentar a la policía con piedras y palos. La policía respondió con extintores para acabar con los incendios provocados por el grupo y para obligarles a retirarse de la plaza. Las autoridades reportaron 15 detenidos, entre ellos un extranjero.

El presidente mexicano señaló que la violencia "es inaceptable" y dijo que si bien el país está "dolido", convocó a actuar de manera pacífica y aseguró que veía intentos de "desestabilización" de su proyecto de país. También llamó ayer a acelerar la modernización del sistema judicial.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación