Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

México indignado por humillación a niño indígena

Autoridades repudiaron el maltrato. Aunque ya se destituyó al funcionario y se detuvo a otra empleada, se ha abierto una investigación en el caso.

México indignado por humillación a niño indígena

México indignado por humillación a niño indígena

México indignado por humillación a niño indígena

Un niño indígena tzotzil, humillado públicamente por un inspector local del sur de México, ha sacudido fibras sensibles en el país y atraído la atención de las autoridades, que removieron al funcionario y ofrecieron una beca al menor.

El caso del niño Manuel Díaz Hernández, de 10 años, en el estado sureño de Tabasco, quedó registrado en un video divulgado esta semana en redes sociales que generó indignación entre diversos sectores.

Autoridades estatales informaron que el niño trabajaba como vendedor ambulante en las calles de Villahermosa, capital de Tabasco.

Ahí, un inspector local identificado como Juan Diego López, encaró al niño y tomó varios paquetes de cigarrillos de la canasta en la que también llevaba dulces para vender. En el video, Manuel llora desconsoladamente mientras el funcionario lo obliga a que tire al suelo los dulces.

Una vez que el inspector se retira caminando con los cigarrillos, otro hombre se acerca a ayudar a recoger los dulces, mientras Manuel se pone en cuclillas, cubre su cara con los brazos y solloza. El video fue visto cientos de miles de veces en los últimos días.

El viernes, la Comisión Nacional de Derechos Humanos anunció el inicio de una investigación.

"Resulta inaceptable toda forma de violencia contra los menores, en especial contra los indígenas que constituyen uno de los grupos de la población más vulnerables de nuestro país", señaló el organismo en un comunicado

Los vendedores ambulantes en México suelen vender cigarrillos sueltos al doble de su precio original a personas que no tienen tiempo o dinero para comprar una cajetilla entera.

En el país está prohibida la venta a menores o que ellos los comercialicen, pero autoridades señalaron que el trato al niño fue excesivo.

La Procuraduría de Justicia de Tabasco informó que la tía del niño, María Díaz Díaz, declaró que había llevado a Manuel a Villahermosa, donde ella también se dedica a la venta de dulces y cigarrillos.

La mujer dijo que el niño vive con sus abuelos en la comunidad tzotzil de San Juan Chamula, en el estado vecino de Chiapas y que el pequeño quería trabajar mientras estaba de vacaciones para obtener dinero para sus útiles escolares.

En México, los niños reciben libros de texto gratuitos, pero es común que tengan que comprar sus propios lápices, papel y uniformes.

La ciudad de Villahermosa anunció el miércoles que había despedido al inspector tras darse a conocer la humillación. "A los niños se les califica como el futuro del país, pero no se les atiende como se debiera", dijo el alcalde Humberto de los Santos.

El gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, anunció el jueves que su gobierno dará a Manuel una beca escolar "además de toda la ayuda médica y psicológica" para el pequeño.

Lupita Santiago, vocera de la agencia de atención a la familia en Chiapas, dijo que Manuel habla un español limitado y que su edad reportada es de 10 años, pero que en comunidades rurales como San Juan Chamula los nacimientos llegan a ser registrados mucho tiempo después.

El niño regresó a su comunidad después del incidente, al parecer por temor a represalias por autoridades de Villahermosa.

"El niño está bien", dijo Santiago. "No sufrió lo que es una agresión física, sin embargo fue una agresión", añadió.

La Procuraduría de Tabasco, que inició una investigación por abuso de autoridad y robo, informó el viernes que fue detenida otra empleada municipal que participó en el incidente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación