Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

México

Matan a fotoperiodista que había sido amenazado

En varias ciudades de México, hubo protestas para exigir a las autoridades que se haga justicia por el asesinato del periodista 

Protesta de periodistas

En las ciudades de Xalapa, Veracruz, Córdoba y Coatzacoalcos, reporteros y fotógrafos y la sociedad civil, repudiaron del asesinato del fotorreportero. | Foto por EFE

En las ciudades de Xalapa, Veracruz, Córdoba y Coatzacoalcos, reporteros y fotógrafos y la sociedad civil, repudiaron del asesinato del fotorreportero.

MÉXICO DF. El fotoperiodista Rubén Espinosa, de 32 años, que recientemente había denunciado que su seguridad estaba en riesgo por su trabajo en Veracruz, el Estado más peligroso para el ejercicio del periodismo en México, fue hallado muerto en un apartamento de la capital, México DF, junto a los cadáveres de cuatro mujeres, todos ellos con impactos de bala.

Él trabajaba  para la revista Proceso y las agencias Cuartoscuro y AVC.

Espinosa sufrió lesiones graves en la cara antes de que lo mataran, indicó Darío Ramírez, director del grupo Artículo 19.

Ayer, en varios estados de México, entre ellos Jalisco, Veracruz, Oaxaca y el Distrito Federal, hubo protestas  contra del asesinato del fotoperiodista.

“Nos sumamos a la exigencia de los compañeros y compañeras de otros estados haciendo pública la denuncia y el rechazo a este tipo de acciones y agresiones, que violentan nuestra labor como fotoperiodistas”, afirmó Refugio Ruiz, representante del gremio. 

El corresponsal en Guadalajara de la revista Proceso, Rafael del Río, denunció que periodistas y fotógrafos de Jalisco han recibido amenazas por realizar su labor y que el clima de inseguridad para los comunicadores se ha incrementado luego de los narcobloqueos del 1 de mayo por parte del Cártel Jalisco Nueva Generación. 

Con fotografías de Rubén Espinosa, carteles con frases como “Ni uno más”, además de veladoras y flores blancas, los periodistas levantaron un altar en honor al periodista asesinado.

Espinosa, especializado en la cobertura de movimientos sociales y activista contra las agresiones a la prensa en Veracruz, había dicho en una entrevista al portal Sinembargo que en junio empezó a seguirlo gente sospechosa y decidió moverse por seguridad a México DF. 

El fotógrafo alertó de su situación a la ONG internacional en defensa de los periodistas Artículo 19 y al Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) con base en Nueva York. “Yo no confío en ninguna institución del Estado, no confío en el gobierno, temo por mis compañeros, temo por mí”, afirmó.

El crimen trascendió el sábado como el homicidio de cinco personas en un piso de la céntrica colonia Narvarte de la capital, pero no se conocieron detalles precisos hasta que por la tarde Artículo 19 y la revista Proceso informaron de que una hermana de Espinosa había reconocido su cuerpo en el servicio forense con golpes en la cara y con dos balazos en el pecho.

Según sus amigos las amenazas que recibió Espinosa en junio en Veracruz fueron explícitas: “Le tomaron fotos de frente afuera de su casa y le hicieron señas con el dedo de que mejor estuviese callado”. En la entrevista con Sinembargo el reportero definió a quienes lo vigilaban como “tipos mal encarados” que iban vestidos de negro.

Veracruz, donde Espinosa -nacido en México DF- trabajaba desde hace 7 años, es un estado con fuerte presencia del crimen organizado  y un foco rojo de la libertad de expresión en México. 

Desde 2011, con el gobernador del PRI Javier Duarte a cargo, han sido asesinados en su territorio 15 reporteros, uno de ellos la corresponsal de Proceso Regina Martínez, con 30 años en el oficio, que apareció estrangulada en su casa de Veracruz. Las autoridades concluyeron que fue víctima de un robo o de un crimen pasional. 

En 2014 México fue el sexto país del mundo con más periodistas asesinados y el más mortífero del continente americano, según Reporteros Sin Fronteras. Ocupa el lugar 148 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, en el mismo escalón que Afganistán. El Gobierno ha registrado la muerte de más de 100 periodistas desde 2000. En lo que va de año, contando a Espinosa, ya han sido asesinados siete reporteros.

En este contexto y aunque no se ha determinado si tiene relación con el sucesos, las instalaciones del periódico Presencia, ubicadas en el municipio de Poza Rica, norte de Veracruz, fueron atacadas a balazos ayer por la madrugada y se quemaron tres vehículos del dueño del medio. 

De acuerdo con reportes policiacos, la fachada del periódico recibió 19 impactos de bala, sin que se reportarán lesionados ni se conozcan las causas del hecho.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación