Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Masacre de niños en Pakistán

Un comando de talibanes atacó una escuela y asesinó a 132 estudiantes de entre 12 y 16 años

Parientes lloran por la muerte de un joven estudiantes de 15 años, que fue tiroteado por extremistas disfrazados de militares que asaltaron una escuela. foto edh / reuters

Parientes lloran por la muerte de un joven estudiantes de 15 años, que fue tiroteado por extremistas disfrazados de militares que asaltaron una escuela. foto edh / reuters

Parientes lloran por la muerte de un joven estudiantes de 15 años, que fue tiroteado por extremistas disfrazados de militares que asaltaron una escuela. foto edh / reuters

PESHAWAR. Unos 132 estudiantes y nueve trabajadores de una escuela fueron asesinados ayer en la ciudad pakistaní de Peshawar, en un ataque de talibanes armados que cometieron la peor masacre en el país en años.

La mayoría de las víctimas eran niños entre las edades de 12 y 16 años, dijo Pervez Khattak, primer ministro de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en Peshawar.

En el atentado resultaron heridas 124 personas, de las cuales son 121 niños, precisó por su parte el portavoz del ejército, el general Asim Bajwa.

Según él, "los terroristas empezaron a disparar de forma indiscriminada en cuanto entraron en la escuela, y no tenían ninguna intención de tomar rehenes".

Autoridades indicaron que 960 estudiantes y profesores de la Escuela Pública del Ejército fueron desalojados.

Eran las 11:00 a.m. locales cuando hombres armados escalaron la barda de la escuela.

Un menor que sobrevivió al ataque describió a los atacantes: "Estaban vestidos de blanco, eran jóvenes y cuando entraron empezaron a disparar indiscriminadamente".

Otros testimonios de niños heridos dicen que la mayoría de las víctimas murió cuando los hombres, que llevaban chalecos con explosivos adosados a sus cuerpos, entraron en el complejo y abrieron fuego contra niños, niñas y sus profesores.

"Una de mis profesoras estaba llorando, recibió un disparo en una mano y lloraba de dolor", dijo Shahrukh Khan, de 15 años, que fue baleado en las piernas. "Un terrorista caminó entonces hacia ella y empezó a disparar hasta que dejó de emitir sonidos. A mi alrededor, mis amigos estaban tirados heridos y muertos", agregó.

Los asaltantes, que según muchos estudiantes se comunicaban entre ellos en un idioma extranjero, posiblemente árabe, lograron sortear la fuerte seguridad porque algunos de ellos vestían uniformes militares pakistaníes.

Ocho horas después de que los extremistas ingresaron a la escuela, el Ejército declaró concluida la operación para eliminarlos, asegurando que 9 talibanes fueron abatidos.

Ejaz Khan, uno de los trabajadores del hospital Lady Reading, al que fueron llevadas las víctimas, dijo que muchos niños están siendo operados. "A la mayoría de las víctimas se les disparó en la cabeza", ha asegurado.

Asumen autoría

Inmediatamente después del ataque un portavoz de los talibanes, Muhammed Umar Khorasani, reivindicaba el atentado. "Queremos que sientan el dolor. Seleccionamos la escuela del Ejército para el ataque porque el Gobierno está seleccionando a nuestras familias", señalaba.

El movimiento talibán empezó a principios de los 90 en la frontera entre Pakistán y Afganistán, durante la guerra de este último país con los soviéticos. Su intención siempre ha sido fortalecer su versión de la sharia o ley islámica, y para ello han usado la violencia, ya sea en ejecuciones por razones morales o en ataques suicidas contra escuelas, edificios oficiales y minorías religiosas

Los analistas coinciden en que este ataque es una venganza a la operación en contra de los talibanes de Pakistán. En esta ofensiva, que empezó en junio en las áreas tribales del norte de Waziristán, el Ejército ha recuperado grandes extensiones de territorios que habían sido tomadas, y ha matado a 1,250 extremistas.

La acción de ayer recordó el ataque en 2004 a una escuela en la ciudad rusa de Beslán por militantes chechenos, que concluyó con la muerte de más de 330 personas, la mitad de ellos niños.

EE. UU., aliado de Pakistán en su lucha contra los extremistas que operan en ese país y en Afganistán, condenó el ataque.

"Este acto de terror irrita y conmueve a todas las personas con conciencia (...) los responsables deben ser llevados ante la justicia", afirmó el secretario de Estado, John Kerry.

"Atacar a niños indefensos mientras estudian es un acto de horror y de cobardía repugnante", subrayó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La comunidad internacional condenó el ataque terrorista. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación