Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los Kirchner y Bergoglio, una tensa relación que duró años

El entonces cardenal fue muy crítico con las políticas sociales de los gobierno de Néstor y Cristina

Imagen del 18 de marzo de 2010, de la reunión entre la presidenta Cristina Fernández y el cardenal Jorge Bergoglio.

Imagen del 18 de marzo de 2010, de la reunión entre la presidenta Cristina Fernández y el cardenal Jorge Bergoglio.

Imagen del 18 de marzo de 2010, de la reunión entre la presidenta Cristina Fernández y el cardenal Jorge Bergoglio.

En noviembre de 2011, Jorge Mario Bergoglio dejó la presidencia del Episcopado argentino tras seis años marcados por una relación tensa con los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

Desde una misa o un acto oficial, o a través de comunicados, el entonces arzobispo de Buenos Aires fue autor de mensajes muy duros contra el Gobierno e incluso llegó a hablar de "persecución" contra los católicos.

La pobreza, los conflictos en las zonas rurales y el clima de "crispación" fueron objeto de las criticas de Bergoglio, distanciando la relación con el fallecido expresidente Kirchner, quien llegó a identificar la figura del entonces cardenal como un exponente de la oposición.

Según el periodista especializado del diario argentino Clarín, Sergio Rubín, el expresidente Kirchner sentía que el grueso de los obispos, con Bergoglio a la cabeza, eran un factor muy fuerte de cuestionamientos a su gestión. La Casa Rosada se quejó muchas veces de que la Iglesia nunca le reconoció todo lo que hizo el Presidente por sacar al país de una de sus peores crisis de la historia".

Pese a las asperezas, cuando el expresidente murió, Bergoglio fue quien ofició la misa por el eterno descanso de Néstor Kirchner.

"Hoy estamos aquí para rezar por un hombre que se llama Néstor, que fue recibido por las manos de Dios y fue, en su momento, ungido por su pueblo", aseguró. Seis meses antes, hace ya tres años, fue el último encuentro del nuevo Papa con un Kirchner.

Aunque con Cristina Fernández la relación fue menos densa, las cosas comenzaron a cambiar cuando la actual mandataria decidió legislar sobre asuntos claves para la Iglesia Católica: El matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto.

El Papa Francisco fue quien lideró la campaña en contra del matrimonio homosexual y envió una carta a todos los sacerdotes para pedir que se difundiera en todas las misas la posición oficial de la Iglesia refiriéndose al "bien inalterable del matrimonio y la familia".

Cristina Fernández respondió entonces: "Me preocupa el tono que ha adquirido el discurso, se plantea como una cuestión de moral religiosa y atentatoria del orden natural, cuando en realidad lo que se está haciendo es mirar una realidad que ya está".

Tras aquel enfrentamiento, Fernández ordenó frenar una polémica guía que promovía la interrupción del embarazo, algo que fue leído como una concesión a la Iglesia.

Sin embargo, en febrero de 2012 el cardenal volvió a criticar la gestión del kirchnerismo al advertir que en Argentina existe un "acostumbramiento" en la sociedad ante la miseria, la violencia y la pobreza.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación