Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los apagones en Buenos Aires caldean las protestas

La presidenta Fernández no se ha referido a la crisis energética

Vecinos indignados cortaron accesos a Buenos Aires y otras calles de la capital en protesta por los cortes de luz y agua. foto edh / ap

Vecinos indignados cortaron accesos a Buenos Aires y otras calles de la capital en protesta por los cortes de luz y agua. foto edh / ap

Vecinos indignados cortaron accesos a Buenos Aires y otras calles de la capital en protesta por los cortes de luz y agua. foto edh / ap

BUENOS AIRES. El descontento social se incrementó este fin de semana en Argentina ante la crisis energética que sufre el país, que se ha traducido en constantes cortes de luz que han afectado a más de 800 mil personas, en medio de una ola de calor.

Tampoco sale bien parada la presidenta argentina, Cristina Fernández, que veranea junto a su familia en el Calafate, unos 2,700 km al sur de Buenos Aires y no ha hecho desde allí ninguna mención a la crisis energética.

Soportando termómetros que se han empinado por sobre los 40 grados, los argentinos han debido hacer gala de resistencia y paciencia no sólo para aguantar la ola de calor, sino para hacer frente a las penurias derivadas de los cortes en el suministro eléctrico.

Según informó ayer el portal digital del diario Clarín, a 800 mil han llegado los afectados por los cortes de luz, lo que ha generado un creciente malestar social, que se ha traducido en bloqueos de calles en diversos sectores de Buenos Aires.

"Se mantiene la alerta roja y el calor no cede. Ni el gobierno ni las empresas pueden explicar cuándo se normalizará el servicio" , añadió el medio electrónico, al reseñar que los argentinos viven un "fin de año que parece un castigo" .

Cientos de miles de usuarios han sido afectados y muchos de ellos en la capital y su periferia han optado por manifestar su bronca montando más de 40 piquetes en calles, autopistas y vías de tren en la capital. El tránsito se complica porque en algunas esquinas aparecen fogatas de neumáticos y madera que bloquean la circulación.

En Dock Sud, suburbio del sur de Buenos Aires, una madre de 18 años y sus dos hijos murieron este domingo a la madrugada al incendiarse su precaria vivienda con las velas que la iluminaban.

Ante esta situación, la ciudad autónoma de Buenos Aires decretó el pasado sábado la emergencia energética.

El alcalde porteño, el conservador Mauricio Macri, enfrentado al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, explicó que la medida implica que la administración pública de la capital no trabajará hoy, de modo de ahorrar energía.

De este modo, las oficinas de la ciudad autónoma permanecerán cerradas desde el pasado viernes hasta el próximo jueves, dado que el 31 de diciembre y el 1 de enero no son laborables. El Gobierno de Fernández anunció ayer que la administración pública nacional sólo abrirá mediodía hoy.

Macri, que aspira a la presidencia argentina en 2015, no ha explicado qué otras disposiciones ha ordenado a partir de la emergencia energética. Se ha limitado a decir que "se han comprometido también las empresas de publicidad en vía pública a apagar la mayor cantidad de carteles posibles para ahorrar energía".

El alcalde y líder de Propuesta Republicana (PRO) aprovechó para criticar al Gobierno de Fernández: "La gente se siente abandonada, no sabe si el corte es preventivo ni cuánto va a durar. Tenemos un Gobierno que en vez de construir soluciones, siempre busca responsables".

El Ejecutivo nacional ha culpado de la crisis energética a las dos distribuidoras de Buenos Aires, Edenor, de capital argentino, y Edesur, filial de la española Endesa (controlada, a su vez, por la italiana ENEL). "Tenemos empresas y un Gobierno) sin capacidad de respuesta", atacó Macri también a las distribuidoras.

Desde el gobierno nacional, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, estimó que la emergencia climática se extenderá durante 18 días. Ante ese panorama, las cuatro fuerzas federales de seguridad y las policías Metropolitana y Bonaerense desplegaron un operativo coordinado para atender a la población afectada por los cortes de energía.

Según el Servicio Meteorológico (SMN), el lunes comenzará con una mínima de 22° y probabilidad de lluvias y tormentas aisladas, luego mejorando. Por la tarde, las condiciones se presentarán inestables, con una máxima de 36 grados. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación