Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Legalizan el matrimonio gay en todo EE. UU.

El Tribunal Supremo falló a favor de la unión legal entre homosexuales y se convierte en un derecho constitucional

Cientos celebraron ayer frente al Tribunal Supremo el fallo que legaliza el matrimonio homosexual en todo el país. fotos edh / EFEVarias personas despliegan una bandera que denominan como de la igualdad, durante una manifestación ayer en Washington.

Cientos celebraron ayer frente al Tribunal Supremo el fallo que legaliza el matrimonio homosexual en todo el país. fotos edh / EFEVarias personas despliegan una bandera que denominan...

Cientos celebraron ayer frente al Tribunal Supremo el fallo que legaliza el matrimonio homosexual en todo el país. fotos edh / EFEVarias personas despliegan una bandera que denominan como de la igualdad, durante una manifestación ayer en Washington.

WASHINGTON. El Tribunal Supremo de Estados Unidos falló ayer a favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país, una decisión histórica que anula la potestad de los estados para prohibir las uniones homosexuales.

De esta manera y desde ayer, el matrimonio homosexual es un derecho constitucional en EE. UU., obligando a los 13 estados del país que aún lo prohibían a permitir que las personas del mismo sexo puedan unirse legalmente.

Hasta ahora había 37 estados, más el Distrito de Columbia, donde está la capital Washington, en los que el matrimonio gay era legal.

La decisión de los nueve jueces que conforman el Alto Tribunal se dirimió por cinco votos a favor de la legalización y cuatro en contra. La opinión de la Corte, escrita por el juez Anthony Kennedy, concluyó que la unión entre homosexuales está amparada por la Decimocuarta Enmienda de la Constitución.

El fallo no entrará en vigor de inmediato, porque la Corte, máxima instancia judicial del país, otorga al demandante que ha perdido el caso unas tres semanas para solicitar una reconsideración.

El caso analizado en la decisión judicial de ayer aludía a los estados de Kentucky, Michigan, Ohio y Tennessee, donde se define el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer.

Esos estados no han permitido que las parejas del mismo sexo se casen dentro de sus fronteras y también se han negado a reconocer los matrimonios válidos en otros estados del país.

Hace apenas dos años, la Corte Suprema anuló parte de la ley federal contra el matrimonio gay, que negaba beneficios gubernamentales para las parejas del mismo sexo que habían contraído matrimonio legalmente.

Tras el fallo, cientos de personas se agolparon cerca de la Corte Suprema, en el centro de Washington, para celebrar la decisión de los jueces.

Y el Gobierno del presidente de EE. UU., Barack Obama, que había respaldado abiertamente su postura a favor del matrimonio homosexual, luego que, por primera vez, el mandatario declarara su apoyo en 2012, también festejó.

Obama: "es una victoria"

En ese sentido, el mandatario calificó ayer como "una victoria para América" el fallo del Tribunal Supremo.

"Esta decisión fortalecerá todas nuestras comunidades. Ofrecerá a todas las parejas homosexuales la dignidad que merecen", dijo el mandatario en una emotiva alocución desde los jardines de la Casa Blanca.

"Cuando todos somos tratados de manera igualitaria, todos somos más libres", agregó Obama, quien alabó los esfuerzos de todos aquellos que han luchado durante décadas para lograr que se reconozca que "todos debemos ser tratados igual, sin importar a quién amemos".

"El progreso en el camino viene a menudo en pequeños pasos. A veces dos pasos adelante y uno atrás, impulsados por el esfuerzo persistente de ciudadanos dedicados. Y luego, a veces, hay días como este, cuando ese esfuerzo lento y constante es recompensado con la justicia que llega como un rayo", agregó Obama.

El presidente reconoció, no obstante, que aún "hay mucho trabajo por hacer para extender la promesa de que EE. UU. sea igual para todos los estadounidenses", pero "hoy podemos decir, en términos muy claros, que hemos hecho nuestra unión un poco más perfecto".

"Hoy –aseveró– también debe darnos esperanza de que pese a los muchos problemas con los que hay que lidiar, a menudo dolorosamente, el verdadero cambio es posible". "Estados Unidos, agregó Obama, debe estar muy orgulloso".

También la fundación Robert F. Kennedy de Derechos Humanos expresó que "acoge con satisfacción la histórica decisión de la Corte Suprema".

"Estados Unidos tomó un enorme paso hacia el cumplimiento de su promesa de fundación de la libertad y la igualdad para todos", dijo Kerry Kennedy, presidente de la fundación. Y acotó: "es un triunfo para todos".

En cambio, los republicanos rechazan el fallo. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación