Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las cartas que los niños del mundo le mandan al papa se publican en un libro

Los pequeños remitentes de estas cartas le cuentan con inocencia al pontífice entre errores de ortografía y coloridos dibujos los problemas que hay en sus casas

El papa pide amnistía para prisioneros en el Año Santo

Las cartas y los dibujos que niños de todo el mundo han enviado en alguna ocasión al papa Francisco para pedirle consejo, contarle sus secretos y problemas o plantearle preguntas de todo tipo se publicarán en un libro que saldrá próximamente a la venta. 

Los pequeños remitentes de estas cartas le cuentan con inocencia al pontífice entre errores de ortografía y coloridos dibujos los problemas que hay en sus casas, como Matteo, uno de los niños que mandó una carta al pontífice para decirle que su madre no cena por las noches. 

"A veces mi madre por la noche no cena porque dice que está a dieta pero después no es verdad, ella se come lo que queda de nuestros planos. Mi madre llora siempre y cuando le pregunto por qué me dice que le pican los ojos", le cuenta Matteo a Jorge Bergoglio en una de las cartas que hoy se publicaron en los medios locales. 

El libro que recoge esta singular correspondencia se titula "Letterine a papa Francesco" ("Pequeñas cartas a papa Francisco", en su traducción en español) y es una idea de la vaticanista del telediario italiano "TG5", Alessandra Buzzeti, en colaboración con el Vaticano. 

La periodista ha seleccionado las cartas más significativas que llegan cada día a la oficina de correos del papa y las ha recogido en un volumen que saldrá a la venta el 19 de noviembre. 



El libro está dividido en doce capítulos por cada una de las temática de las misivas e inicia con algunos textos en los que el papa Francisco cuanta algunas anécdotas suyas dedicadas a los niños. 

Todos los días a las ocho de la mañana un sacerdote, una monja y dos madres italianas clasifican las cartas de la oficina de correos del Vaticano y dan la preferencia a las de los niños, especialmente cuando éstos cuentan sus problemas o piden rezar por su salud.
 
Según detalla el comunicado de Galluci, la editorial que publica el libro, las cartas reciben todas una respuesta en menos de tres meses y el papa ha dado su consentimiento a la publicación de esta correspondencia que mantiene con los niños. 

En el libro las cartas piden al pontífice consejo o le cuentan recuerdos suyos, como Lucía (los nombres son ficticios para proteger la privacidad de los niños), una niña de nueve años de Turín (norte de Italia). 

"Hola papa Francisco, tengo 9 años y vivo en Turín. Mi gran deseo es ver a la Virgen María, ¿qué crees que tengo que hacer para verla? Te querría pedir si me puedes mandar una foto con tu firma. Un beso grande", escribió en su mensaje Lucía. 

Afirmaciones como "Hola, eres buenísimo en hacer misas", o preguntas como "Querido papa Francisco, ¿para los perros hay paraíso?", son otros de los mensajes que los niños han enviado a Jorge Bergoglio. 

Una carta de Matteo, un niño de la periferia de Nápoles, le contó al papa cuál era su situación familiar y le pidió ayuda. 

"Hola papa Francisco, ¿cómo estás? Yo bastante bien. Tengo diez años. Tienes que saber que mi padre ha sido arrestado por estar obligado a ganar dinero ilícito para sostener a la familia", explicó Matteo. 

"Mi madre llora siempre y cuando le pregunto por qué ella me dice que le pican los ojos. Pero yo sé que llora porque echa de menos a mi papá y a mi hermano que también para ganar dinero trabajaba con personas malas y ha sido arrestado. ¿Me podrías ayudar en cuanto mi padre salga de la cárcel?", le escribió el chico. 

Los beneficios del libro serán destinados en su totalidad a la Fundación del Dispensario pediátrico de Santa Marta en el Vaticano, que ofrece cuidados, comida y ropa a las familias necesitadas. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación