Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Kerry: es "innegable" que Asad usó armas químicas

Jefes militares occidentales y aliados árabes se reúnen en Jordania Países contemplan intervención en Siria al margen de la ONU

El equipo de la ONU recoge muestras de sangre de las víctimas del ataque químico en Siria. foto edh / reuters

El equipo de la ONU recoge muestras de sangre de las víctimas del ataque químico en Siria. foto edh / reuters

El equipo de la ONU recoge muestras de sangre de las víctimas del ataque químico en Siria. foto edh / reuters

WASHINGTON. Estados Unidos sigue preparando a la opinión pública para una posible acción militar contra Siria. John Kerry, el secretario de Estado, aseguró este lunes que su Gobierno presentará en los próximos días más detalles sobre los ataques químicos ocurridos cerca de Damasco el pasado miércoles y el presidente Barack Obama tomará "una decisión informada".

También se quejó del "cínico intento" por parte del régimen de cubrir sus acciones y acusar a los opositores. Y habló de un vídeo que le había impresionado "como padre": el de un hombre sirio que sujeta a un niño muerto en brazos.

"La masacre indiscriminada de civiles, el asesinato de mujeres, niños e inocentes espectadores, con el uso de armas químicas es una obscenidad moral. Según cualquier parámetro, es inexcusable. Y a pesar de las excusas y la confusión que algunos han inventado, es innegable", dijo.

El acceso que ha dado el régimen a los inspectores de la ONU a una localidad afectada llega "demasiado tarde para ser creíble", según Kerry.

La Casa Blanca habló de "acción potencial" y recordó el compromiso internacional de hacer respetar la prohibición del uso de armas químicas. El Pentágono ya apuntó a que el régimen de Asad utilizó gas sarín contra civiles en abril, pero, según la Casa Blanca, el ataque en el murieron cientos de personas el miércoles es "significativamente más serio y con resultados más odiosos".

El empleo de estas armas va "contra los intereses nacionales" de EE. UU., según insistió el portavoz de Obama, Jay Carney. "No podemos tolerar y no toleraremos la proliferación de armas químicas", dijo. "Tiene que haber una respuesta que refleje la seriedad de esta transgresión. Y no estamos solos en ese análisis", subrayó.

A la espera de una decisión política, la Armada de EE. UU. ya ha acercado a Siria sus barcos de guerra en el Mediterráneo.

Las potencias occidentales valoran abiertamente una operación militar contra el régimen de Al Asad incluso sin la autorización del Consejo de Seguridad y sin esperar al informe de los inspectores de la ONU.

Entre estos países están EE. UU., Reino Unido, Francia, Turquía o Alemania que han señalado que no se puede permitir que un ataque con armas químicas quede sin sanción. Esto es rechazado por Rusia y China, pesos pesados en el Consejo de Seguridad de la ONU y aliados del régimen.

Ayer, los jefes militares de diez países comenzaron en Jordania una cumbre bajo un estricto secreto para evaluar las opciones disponibles ante el conflicto en Siria.

La cita está presidida por el jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, general Martin Dempsey, y su homólogo jordano, general Mishal al Zaben. Además de EE. UU. y Jordania, participan los altos mandos militares de Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Turquía, Arabia Saudí y Catar. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación