Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Israel eleva ofensiva y Hamás lo desafía

Secretario de la ONU viajaría a Medio Oriente ante la crisis

Tanques israelíes maniobraban ayer, fuera del norte de la Franja de Gaza. El Ejército incursionó por tierra en la zona. Reuters

Tanques israelíes maniobraban ayer, fuera del norte de la Franja de Gaza. El Ejército incursionó por tierra en la zona. Reuters

Tanques israelíes maniobraban ayer, fuera del norte de la Franja de Gaza. El Ejército incursionó por tierra en la zona. Reuters

GAZA/JERUSALÉN. Israel incrementó ayer su ofensiva terrestre en Gaza, atacando objetivos con artillería, tanques y barcos, y advirtió que podría "ampliar significativamente" un operativo que funcionarios palestinos dijeron que estaba provocando la muerte de un número cada vez mayor de civiles.

El avance terrestre siguió a 10 días de bombardeos aéreos y navales contra Gaza, y los lanzamientos de cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel, por parte de Hamás, pese a los intentos fallidos de Egipto por asegurar un cese al fuego entre ambas partes.

Funcionarios de salud palestinos dijeron que 58 palestinos, al menos 15 de ellos menores de 18 años, incluyendo un bebé, habían muerto desde que Israel envió el jueves fuerzas terrestres al enclave de 1.8 millones de habitantes.

Pero en total, 291 palestinos, la mayoría civiles y al menos 50 menores de 18 años, han muerto desde que comenzaron los combates, el pasado 8 de julio, según funcionarios de Gaza.

Pero el Ejército israelí dijo que mató a 17 hombres armados palestinos y que otros 13 se rindieron y fueron detenidos para ser interrogados después que comenzaran los ataques en el territorio dominado por Hamás.

También un soldado israelí murió en un aparente incidente de fuego amigo, dijo el Ejército, y otros resultaron heridos en operaciones terrestres, además de un civil que murió por la caída de un cohete.

Los militares informaron que 150 objetivos, incluyendo 21 lugares de lanzamiento de cohetes escondidos y cuatro túneles, fueron atacados en Gaza.

Israel ha informado que sus fuerzas se han enfocado, hasta ahora, en buscar túneles que militantes palestinos podrían usar para incursiones transfronterizas. Además, dijo que ha llamado a 18,000 reservistas militares para sumarlos a los 30,000 ya movilizados.

Entre tanto, el portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, respondió desafiante a la escalada israelí. "Está matando a nuestros niños y pagará el precio. La invasión terrestre no nos da miedo y el Ejército de ocupación se hundirá en el barro de Gaza", dijo.

Hamás quiere que Israel y Egipto levanten restricciones fronterizas que han profundizado la mala situación económica de Gaza y el desempleo.

El Papa está preocupado

Entre tanto, el Papa Francisco llamó por teléfono ayer al presidente israelí, Shimon Peres, y a su par palestino, Mahmoud Abbas, para expresar su "muy seria preocupación" sobre el conflicto en Gaza, informó el Vaticano.

"Un pequeño grupo de fanáticos son la causa del sufrimiento en Gaza. Israel está haciendo todo para bajar la llama y minimizar las víctimas civiles", respondió Peres, según un comunicado oficial.

Y Abbas, quien realizó una plegaria junto con Peres en el Vaticano, el mes pasado, dijo que el Sumo Pontífice estaba "realizando todos los esfuerzos requeridos, junto con Egipto y otras partes, para detener el baño de sangre y aliviar el sufrimiento de nuestro pueblo", dijo la agencia oficial palestina WAFA.

Ante la crisis, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, planeaba viajar hoy a Oriente Medio en un intento por poner fin a las hostilidades.

También EE. UU. está larmado por el incremento de la tensión. En una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU ayer, el jefe de asuntos políticos de Estados Unidos, Jeffrey Feltman, condenó el lanzamiento de cohetes hacia Israel y a la vez expresó alarma por la "fuerte respuesta israelí" en Gaza.

De igual forma, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo ayer que se había comunicado con Netanyahu y subrayó el apoyo de Washington al derecho de Israel de defenderse, pero señaló crecientes preocupaciones sobre "los riesgos de una mayor escalada" y la pérdida de vidas inocentes.

En ese sentido, una fuente diplomática francesa dijo que París pidió a Qatar, que tiene cercanos vínculos con Hamás, que use su influencia con el grupo para lograr un cese al fuego.

Anoche, bengalas disparadas por fuerzas israelíes hacían resplandecer el cielo sobre el enclave costero mientras sonaban explosiones en lo que parecía una intensificación de los ataques aéreos y por tierra. Los cohetes, muchos de ellos interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, siguieron cayendo en el sur de Israel y en el área metropolitana de Tel Aviv, dijo la policía. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación