Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inversionistas están escépticos a la reforma planteada por Gobierno

El partido oficial mexicano buscará alianzas en el Congreso para lograr el aval al paquete de enmiendas planteadas por el presidente Peña Nieto con miras a atraer la inversión privada.

México pretende producir entre 3 y 3.5 millones de barriles de pétroleo diarios. Foto edh/archivo

México pretende producir entre 3 y 3.5 millones de barriles de pétroleo diarios. Foto edh/archivo

México pretende producir entre 3 y 3.5 millones de barriles de pétroleo diarios. Foto edh/archivo

MÉXICO. Luego de presentar un pliego de reformas, el Gobierno mexicano emprende ahora la labor de convencimiento tanto al sector empresarial como al político, porque deberá pasar por el tamiz del Senado.

De acuerdo con una publicación del periódico español El País, analistas económicos, empresarios y diarios especializados manifiestan dudas del modelo propuesto por el presidente Enrique Peña Nieto.

"A los inversionistas les ha decepcionado la iniciativa de reforma energética... Y están preocupados por la ambigüedad que puede suponer la implementación de contratos de utilidad compartida, incluidos en la modificación del artículo 27 de la Constitución", asegura el medio.

El diario indica que los inversionistas esperaban que la reforma de Peña Nieto "permitiera las concesiones o los contratos de producción compartida en los que las compañías podrían obtener un beneficio directo de los hidrocarburos".

Y consigna que es precisamente la falta de garantías lo que no le ha gustado a quienes están interesados en invertir en el sector energético de México.

"A las compañías lo que les interesa es poder registrar como parte de sus activos lo que encuentran, algo que va a mejorar la capitalización de la empresa y la fortaleza del negocio", explica Gerardo Esquivel, economista de El Colegio de México, citado por El País.

Esquivel asegura que el esquema propuesto por Peña Nieto no es común en la industria energética que permite la inversión privada, remata en el artículo.

El País también cita al analista financiero Joel Martínez, de quien afirma que está convencido de que los inversores extranjeros están decepcionados de que Peña Nieto no fuese más arriesgado y que su propuesta resultara ambigua.

"(A los inversionistas) no les queda claro lo que pasará con las leyes secundarias, la seguridad jurídica; los decepciona que México no quiera más que compartir utilidades y que eso es una reforma más atrasada de las reglamentación que tienen en Ecuador o Brasil", explica a El País.

Martínez añade al medio que los inversionistas también temen que la reforma fiscal que el presidente mexicano quiere proponer tras la reforma energética sea agresiva con la iniciativa privada.

Mientras que el diario "The Wall Street Journal" (WSJ) señala que la iniciativa era menos de lo que algunas petroleras esperaban y de lo que otras naciones productoras de petróleo ofrecen.

"No da, por ejemplo, derecho a las compañías a ser dueñas de reservas petroleras a través de concesiones. Y Peña Nieto dijo que el gobierno no pagará con petróleo, sino el valor correspondiente del crudo que se encuentre y produzca", critica WSJ.

El tamiz político

El periódico español El Mundo publicó ayer que la reforma energética planteada por Peña Nieto podría pasar sin mayor tropiezo el trámite parlamentario.

"Los analistas consideran que su aprobación no conllevará grandes problemas porque, aunque es menos ambiciosa que la del PAN, el partido de la derecha mexicana lo apoyará y los grupos de izquierda no podrán impedir su aprobación, aunque se han opuesto siempre a la reforma constitucional que será necesaria para llevarla a cabo", dice el diario.

Pero el periódico mexicano El Universal publicó que el PRI (Partido Revolucionario Institucional) buscará alianzas legislativas para lograr la aprobación de la reforma porque ningún partido tiene los votos suficientes para ello.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación