Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inundaciones dejan un muerto en Florida

Está latente que haya más tornados, dicen meteorólogos

Las autoridades evacuaron ayer a residentes de un complejo de apartamentos en Gulf Breeze, Florida. foto EDH/Reuters

Las autoridades evacuaron ayer a residentes de un complejo de apartamentos en Gulf Breeze, Florida. foto EDH/Reuters

Las autoridades evacuaron ayer a residentes de un complejo de apartamentos en Gulf Breeze, Florida. foto EDH/Reuters

ESTADOS UNIDOS. El golpe más reciente de una larga cadena de mal tiempo a lo largo del sur y centro del país ocasionó ayer inundaciones en parte de Florida y la costa del golfo de Alabama, dejando al menos una persona muerta y decenas de personas varadas en automóviles y casas a la espera de que rescatistas encontraran la forma de llegar a ellas a través de caminos intransitables.

Las inundaciones han obligado a decretar el estado de emergencia en 26 condados.

La víctima es una mujer, quien murió cuando su auto fue cubierto por el agua, dijeron funcionarios a CNN.

Este deceso se suma a los 35 muertos que dejó un sistema de tornados desde el fin de semana anterior.

Según informaron las autoridades locales, las lluvias inundaron numerosas carreteras en la zona de Panhandle, en el noroeste del estado, y las precipitaciones obligaron en algunas zonas a moverse en canoas por zonas residenciales.

"Esta es una situación extremadamente peligrosa", dijo el servicio meteorológico en alertas de emergencia que también incluyeron a la costa del Golfo en Alabama.

Se esperaba que las tormentas se extendieran por la costa este, desde Virginia hasta Carolina del Norte y Sur, dijo el pronosticador Corey Mead, del Servicio Meteorológico Nacional.

Las tormentas podrían descargar de 5.1 a 12.7 centímetros más de lluvia en algunas zonas y provocar nuevos tornados, agregó.

Las condiciones severas podrían persistir hasta hoy.

En el condado de Escambia se produjeron a lo largo del día situaciones de grave peligro, debido a la imposibilidad de que los servicios de emergencia pudieran atender algunas llamadas de personas que se vieron obligadas a subirse a las zonas más altas de sus hogares como áticos y tejados.

Numerosas carreteras en el norte permanecían cortadas e incluso un tramo de la autopista Interestatal 10, en el norte de Pensacola, fueron cerrados.

Allí hubo una precipitación de lluvia de entre 380 y 500 milímetros en un periodo de 24 horas, dijo Phil Grigsby, del Servicio Meteorológico Nacional en Nueva Orleáns. Grigsby dijo que estaban planeando rescates aéreos y que el condado trasladó lanchas y motos acuáticas de las playas a las calles para ayudar.

La situación es muy similar en más de una veintena de condados del Estado que han sufrido importantes inundaciones por los fuertes aguaceros registrados desde este lunes y en los que el nivel de los ríos ha subido considerablemente.

El gobernador de Florida, Rick Scott, declaró el estado de emergencia en una medida que busca paliar los efectos de la crecida de las aguas y corrientes en los ríos del Panhandle, como resultado de las fuertes lluvias registradas desde principios de mes.

La medida de emergencia activa los mecanismos necesarios para la movilización del personal necesario para asistir en labores de rescate y el despliegue de la Guardia Nacional en las zonas afectadas.

También el presidente estadounidense, Barack Obama, declaró zona de desastre en Arkansas y ordenó ayuda federal para complementar los esfuerzos de recuperación, informó ayer la Casa Blanca. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación