Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemala

Guatemala grita “¡no a la corrupción!” y acorrala a su presidente, Otto Pérez

Miles de personas protestaron en varias ciudades y cantaron el Himno Nacional durante el paro nacional. El mandatario reiteró ayer en un programa radial que no renunciará. 

Protesta contra Otto Pérez Molina.

Ayer el ambiente en Guatemala parecía como un sábado o domingo. En la capital hubo poco tráfico, negocios cerrados y su clima siempre frío.

El inusual jueves marcó un día  histórico en ese pueblo que ha sido golpeado por la corrupción. Ayer, en una multitudinaria concentración en la Plaza Central, los guatemaltecos le demostraron al mundo su repudio y unión para luchar contra su presidente, Otto  Pérez Molina acusado de corrupción.

Al clamor popular se unió la empresa privada y diferentes sectores como la Procuraduría General de la Nación y otras instituciones que recomendaron al mandatario renunciar a su cargo antes que el país se vuelva ingobernable. 

La Conferencia Episcopal en un comunicado también consideró que el presidente debe renunciar: “... el señor presidente debería reflexionar en su conciencia la decisión de no renunciar... Los casos de corrupción que involucran a varios de sus colaboradores, las mismas acusaciones en su contra, la renuncia de miembros de su gabinete, han hecho que pierda su liderazgo y que no tenga respaldos sólidos que garanticen que pueda seguir con su misión de gobernar. Desafortunadamente es evidente y lamentable que grandes sectores de la población no tienen ya confianza en el presidente”, dice el documento.

Mientras los guatemaltecos colmaban las  calles de la ciudad y de todos los departamentos, en el Congreso se acordaba la creación de una comisión que analizará el retiro de la inmunidad del mandatario para que sea investigado sobre su presunta vinculación a una red en las Aduanas denominada La Línea. (ver tercera página).

Los guatemaltecos se volcaron a las calles, con banderas, carteles, pancartas, pitos y vuvuzelas, con las cuales ensordecieron el ambiente en las calles y la Plaza Central. 

Todos pedían la renuncia del presidente y le exigían que dé la cara y aclare las acusaciones que la Fiscal General, Thelma Aldana, y el comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez, le hicieron la semana pasada. Hasta ayer 13 funcionarios del gabinete de Pérez Molina habían renunciado a sus cargos por el escándalo de corrupción.

“Protestamos por el robo de la infraestructura y los insumos hospitalarios. Los políticos no tienen vergüenza y los pacientes se mueren”, dijo la estudiante de medicina Fernanda Monterroso, de 19 años. “Tiene que irse el presidente y hay que suspender elecciones hasta que se puedan convocar sin candidatos corruptos”, reiteró. 

Durante las marchas no hubo confrontaciones. Fueron pacífica, hubo mucho respeto a la propiedad privada y la Policía se mantuvo controlando el tráfico y a los manifestantes. 

A la protesta se sumaron decenas de estudiantes, líderes religiosos, empresarios, trabajadores de la empresa privada, comerciantes, vendedores, niños, mujeres y hasta personas de la tercera edad. 

También participaron los empleados públicos, quienes fueron autorizados por sus jefaturas para protestar contra el presidente. 

En la Plaza Central todo parecía una fiesta, había música, batucada, comida y bebidas. Pero la alegría de los guatemaltecos era mezclada con repudió hacia su gobernante. La fuerza de todo un pueblo se hizo sentir en varias ocasiones, cuando todos a una sola voz, cantaron en más de una docena de veces el Himno Nacional.   

Reportes oficiales afirman que cadenas de restaurantes enteras suspendieron labores y sus empleados salieron a protestar, cafeterías, peluquería, restaurantes, empresas de embalaje, supermercados, tiendas de electrodomésticos y decenas de negocios no trabajaron. 

Además de las marchas que se iniciaron en la capital, Ciudad de Guatemala, hubo manifestaciones en Quetzaltenango, Totonicapán, Solola, Alta Verapaz, Chiquimula, San Marcos y Quiché.

El llamado al paro de labores, que fue denominado #Paro27A, fue coordinado en las redes sociales desde una noche antes. Muchos negocios y universidades anunciaron en sus cuentas de Twitter el cierre de los locales.

La protesta masiva de ayer siguió a días de bloqueos viales intermitentes por parte de manifestantes que, además de la renuncia del presidente, exigen la postergación de los comicios del 6 de septiembre.

Sin embargo, el mandatario quizás no escuchó el clamor popular,  pero sí lo siguió de cerca. Su equipo de prensa divulgó fotografías donde él apareció con la ministra de Gobernación, Eunice Mendizábal monitoreando las protestas por medio del sistema de vigilancia de cámaras.

Mas noche, en un programa de Radio Sonora , el gobernante dijo que “no va a salir del país y que va a dar la cara”.

Reitera que enfrentará el proceso de antejuicio en su contra y rechazó las acusaciones de la Fiscalía y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) e insistió en que no tiene ninguna vinculación con la red de defraudación aduanera La Línea.

En cuanto al tema de las próximas elecciones Pérez hizo un llamado a la población a no insistir en que no se realicen los comisión pues “eso va contra la ley”.

“Que a algunos grupos no les gustan los candidatos no quiere decir que se rompa la ley. ¡Aquí deben haber elecciones!”, exclamó el gobernante.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación