Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Brasil

Gremio petrolero desafía a Rousseff y con huelga paraliza a Petrobras

El conflicto laboral agrava la crisis de la petrolera 

Sindicatos en huelga.

La huelga de la mayor central sindical de petroleros de Brasil comenzó a afectar la producción de crudo. | Foto por Internet

La huelga de la mayor central sindical de petroleros de Brasil comenzó a afectar la producción de crudo.

BRASILIA. Los trabajadores petroleros de Brasil, que iniciaron una huelga nacional el domingo, dijeron ayer haber paralizado totalmente 22 de las 44 plataformas que la petrolera estatal Petrobras opera en Campos, la cuenca marina responsable por cerca del 80 % del crudo extraído por el país. 

La Federación Única de Petroleros (FUP), la mayor central sindical del sector en Brasil, informó en un comunicado de que en la madrugada del lunes la huelga se había extendido a 34 plataformas marinas de Petrobras en la cuenca de Campos, de las que 22 están “totalmente paradas”. 

Otras siete de las plataformas afectadas por la paralización operan con restricciones y las restantes cinco fueron entregadas a equipos de emergencia enviados por la petrolera estatal para impedir su paralización. 

Los trabajadores de “tan sólo diez de las plataformas de la cuenca de Campos se abstuvieron de adherir al movimiento”, según la FUP. 

La central sindical convocó la huelga a nivel nacional para protestar contra el plan de venta de activos de la estatal, mayor empresa del país, así como contra la suspensión temporal de las obras de construcción de importantes plantas, como la refinería Abreu e Lima. 

Petrobras, protagonista de un gigantesco escándalo de corrupción que ha dificultado sus captaciones, anunció este año un plan de desinversiones para hacer frente a sus problemas financieros y a su elevada deuda líquida. 

Según la FUP, los trabajadores de Petrobras en al menos diez de los 27 estados brasileños se adhirieron a la huelga. 

Los huelguistas alegan que el nuevo Plan de Negocios y Gestión de Petrobras, en el que fueron excluidas cuantiosas inversiones y se plantea la venta de numerosos activos, afectará negativamente a un sector que ya enfrenta problemas por la baja del precio del crudo y el escándalo de corrupción en la estatal. 

El mes pasado, Petrobras vendió el 49% de su subsidiaria Gaspetro, especializada en distribución de gas, a la empresa japonesa Mitsui. Ahora la petrolera busca un socio para la BR Distribuidora, su cadena de gasolineras.

Según los empleados, es posible recuperar la empresa sin venderla. Los sindicalistas también advierten de que las ventas pueden provocar despidos, lo que afectará aún más la economía brasileña. Los trabajadores también piden un reajuste salarial del 16%, más la corrección de la inflación.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación