Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno de Dilma Rousseff admite "difícil" clima político

Además de varios políticos del PT investigados por sobornos, su principal aliado electoral los abandonó esta semana

MOMENTOS PREVIOS A REUNI?N BLOQUE MERCOSUR

-La mandataria brasileña Dilma Rousseff (i) recibió a su homólogo de Venezuela Nicolás Maduro (d) el viernes 17 de julio, para la reunión del bloque Mercosur en el Palacio del... | Foto por LMB

BRA05. BRASILIA (BRASIL), 16/07/2015.-La mandataria brasileÒa Dilma Rousseff (i) recibe su homÛlogo de Venezuela Nicol·s Maduro (d) hoy, viernes 17 de julio, para la reuniÛn del bloque Mercosur en el Palacio del Itamaraty en Brasilia (Brasil).EFE/Fernando Bizerra Jr. BRASIL MERCOSUR

BRASILIA. El ministro de Información de Brasil, Edinho Silva, admitió en una entrevista publicada ayer por el diario O Globo que el clima político en el país es “difícil” debido a las continuas denuncias de corrupción y las discordias entre el Gobierno y el Parlamento. 
“Basta con ver que hay personas presas del partido que lidera el Gobierno” de la presidenta Dilma Rousseff, indicó Silva, en alusión al extesorero del Partido de los Trabajadores (PT), detenido por su supuesta implicación en las corruptelas  en Petrobras. 
Las denuncias por ese caso, que se investiga desde hace un año y medio, recaen sobre decenas de empresarios y medio centenar de políticos, que en su mayoría pertenecen a la base parlamentaria que respalda al Gobierno. 
Este viernes, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, uno de los salpicados por el asunto y dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el principal aliado de Rousseff, anunció su ruptura con el Gobierno y su decisión de pasar a las filas de la oposición. 
Silva, sin embargo, consideró que el PMDB no se ha planteado abandonar el Gobierno y que “al margen de contradicciones entre sus líderes, seguirá cumpliendo su papel histórico” en el “proceso de desarrollo de la nación”. 
Silva dijo que “es innegable” que Brasil pasa por un “momento de turbulencias” y que la magnitud de las investigaciones sobre el caso Petrobras “no es bueno para ningún país”, pero aseguró que a pesar de ese clima el Gobierno de Rousseff no se ha paralizado. 
También descartó que diversas iniciativas de sectores opositores en favor de un  juicio político contra Rousseff tengan alguna posibilidad de avanzar. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación