Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fernández mueve a piezas cercanas clave

La presidenta argentina hizo sorpresivos cambios en el gabinete; la oposición vincula medida al caso del fiscal Nisman

Jorge Capitanich, en su afán de defender a la presidenta argentina por el escándalo del caso Nisman, rompió un ejemplar del diario Clarín, crítico al gobierno, el pasado 2 de febrero, durante una rueda de prensa. foto edh/archivo

Jorge Capitanich, en su afán de defender a la presidenta argentina por el escándalo del caso Nisman, rompió un ejemplar del diario Clarín, crítico al gobierno, el pasado...

Jorge Capitanich, en su afán de defender a la presidenta argentina por el escándalo del caso Nisman, rompió un ejemplar del diario Clarín, crítico al gobierno, el pasado 2 de febrero, durante una rueda de prensa. foto edh/archivo

BUENOS AIRES. La presidenta argentina, Cristina Fernández, en la recta final de su segundo mandato, renovó ayer parte de su Gobierno con dos designaciones de personas de su máxima confianza en puestos claves.

Jorge Capitanich, hasta ahora jefe de Gabinete, será sustituido por Aníbal Fernández, actual secretario de Presidencia, cargo que pasará a manos de Eduardo Wado de Pedro, dirigente de la organización juvenil kirchnerista La Cámpora, bastión del voto joven oficialista.

Capitanich, gobernador de Chaco (norte) en uso de licencia, reasumirá su puesto como mandatario provincial mientras aspira a competir por la alcaldía de Resistencia, la capital chaqueña, en las próximas elecciones.

"Para mí es un gran compromiso seguir trabajando, por supuesto, con mi compromiso político con mi provincia y me encantaría, por supuesto, ser intendente (alcalde) de Resistencia", afirmó el funcionario, que ha sido severamente cuestionado por la oposición durante su gestión y ha sufrido un serio desgaste.

Capitanich llegó a la Casa Rosada en noviembre de 2013, en otro importante cambio de Gobierno realizado por Fernández luego de que las elecciones legislativas de medio término resultaran adversas al oficialismo.

Aníbal Fernández estuvo a cargo de la jefatura de Gabinete de Ministros de 2009 a 2011, durante el primer gobierno de la mandataria argentina, pero abandonó ese puesto para encabezar la lista de senadores del oficialismo por la provincia de Buenos Aires.

De Pedro viene de integrar el bloque oficialista de diputados en el Congreso argentino y es uno de los principales referentes de la agrupación juvenil La Cámpora, dirigida por el hijo de Cristina Fernández, Máximo Kirchner.

Los cambios en el Gobierno, realizados cuando faltan ocho meses para las elecciones, fueron anunciados por el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, en una sorpresiva comparecencia en la que confirmó que jurarían sus cargos ayer mismo.

Los nombramientos fueron cuestionados por la oposición, que interpreta los cambios como un intento de la presidenta por reforzar su entorno más cercano.

Ligan cambios al caso Nisman

La diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió cuestionó la designación de Aníbal Fernández como jefe de Gabinete y la vinculó al caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman, al afirmar que, como la presidenta argentina, el funcionario "desarrolla la teoría del complot".

A través de su cuenta en la red social Twitter, Carrió consideró que, con estos cambios, la presidenta y sus colaboradores "volverán a establecer la teoría del suicidio" que "desarrollaron la noche del crimen".

La diputada del bloque Unión-Pro Patricia Bullrich opinó que Aníbal Fernández "es un vocero que tenía más recursos de los que podía tener Capitanich" y dijo que la designación de Wado De Pedro como secretario de Presidencia es una búsqueda de "refuerzo" de la mandataria argentina. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación