Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fabrican trenes más anchos que la terminal; el error costará millones

La descoordinación entre las dos compañías públicas de ferrocarriles hace que los nuevos trenes regionales en Franaic sean demasiado anchos

En el marco de la renovación de su flota ferroviaria, el gobierno francés mandó a construir unos 2 mil vagones, pero estos y sus máquinas de momento son inútiles. Foto EDH / internet

En el marco de la renovación de su flota ferroviaria, el gobierno francés mandó a construir unos 2 mil vagones, pero estos y sus máquinas de momento son...

En el marco de la renovación de su flota ferroviaria, el gobierno francés mandó a construir unos 2 mil vagones, pero estos y sus máquinas de momento son inútiles. Foto EDH / internet

PARÍS. Debido a un increíble error, las empresas ferroviarias francesas tendrán que invertir 50 millones de euros (unos $68,397,383.38) en la ampliación de 1,300 andenes para que puedan circular los nuevos trenes regionales, más anchos que los modelos anteriores.

Según publicaron medios franceses, se mandaron a construir 2,000 vagones, pero no entran en las estaciones ni en los rieles.

Esto es "cómicamente dramático" e "increíble", dijo en un inicio el secretario de Estado francés de Transporte, Frédéric Cuvillier, denunciando un "mal funcionamiento", según él, debido a la existencia en Francia de dos compañías de ferrocarriles, la Compañía Ferrocarriles Nacionales (SNCF) y la Réseau Ferré de France (RFF).

Pero días después, Cuvillier afirma que no hubo error en la compra.

La puesta en circulación en la red de una nueva generación de trenes, "más anchos para responder a las expectativas del público, requiere la modernización de 1,300 andenes de los 8,700 andenes de la red ferroviaria francesa", admitieron la SNCF y RFF en un comunicado, confirmando una información del semanario satírico el Canard Enchain.

El problema, según el semanario, es que la SNCF envió a los constructores, la compañía francesa Alstom y la canadiense Bombardier, datos de sus estaciones que databan de hace tres decenios.

El medio afirma que los trenes superan por "una decena de centímetros" a cada lado la anchura máxima que soportan ciertas estaciones.

La publicación de estos provocó una auténtica tormenta en Francia, donde numerosos políticos piden dimisiones en el seno de las dos empresas públicas.

La ministra de Ecología y Transportes, la socialista Ségolene Royal exigió "responsabilidades" por una "decisión estúpida".

"Estoy consternada por esta decisión tomada por dirigentes que están encerrados en sus despachos y que no tienen contacto con la realidad", afirmó Royal al término del Consejo de Ministros.

La ministra exigió una investigación interna para determinar las responsabilidades y aseguró que "los culpables pagarán".

Los nuevos trenes son 182 trenes TER (transporte regional) Regiolis de la empresa francesa Alstom y 159 Regio sN de la canadiense Bombardier, que entrarán en servicio progresivamente hasta finales de 2016.

Muchos de estos trenes fueron construidos en un momento en el que no existían normas y la separación entre los dos andenes o entre el andén y la vía no es la misma en las diferentes estaciones de Francia.

La compra por parte de Francia de trenes demasiado anchos para las vías existentes, es solo un ejemplo de errores que pueden ocasionar desembolsos millonarios y el sonrojo nacional.

En Alemania: aeropuerto fantasma de Berlín

Los alemanes tienen su propio despropósito en forma de aeropuerto: el aeropuerto internacional de Berlín-Brandeburgo Willy Brandt.

Su construcción comenzó en 2006 y el coste de obra estaba fijado en $3,284 millones. Su mantenimiento cuesta a los germanos $47.8 millones mensuales, lo que puede provocar que hasta su inauguración el coste total supere los $6,841 millones.

En las numerosas inspecciones se han llegado a señalar hasta 20,000 defectos que van desde daños menores como azulejos rotos, problemas en el sistema de protección contra incendios o que no se pueden apagar las luces debido a que aún no han conseguido controlar el sistema de iluminación.

Su inauguración se ha pospuesto ya cuatro veces y todavía no tiene una fecha prevista de apertura, aunque no creen que sea antes de 2015.

España: la autovía a ninguna parte

En España, en Lérida, se pueden recorrer los primeros 7 km de la autovía A-14. Al llegar al final del séptimo kilómetro se llega a un muro que corta la carretera. Fin del trayecto.

Esta carretera se construyó para unir Lérida con el Valle de Arán con la intención de descongestionar la N-230. Esos 7 km de autovía tuvieron un coste de $49.2 millones, algo más de $6.8 millones el km. Las obras, que comenzaron en 2008, se paralizaron en 2010, y, por el momento, no hay intención de continuar con el proyecto.

Chile: un puente al revés

En la ciudad de Valdivia, en Chile, tienen el dudoso honor de tener un puente levadizo al revés, el llamado puente de 'Cau cau'.

Esta construcción es responsabilidad de la compañía española Azvi, la cual señaló que detectaron problemas en su montaje. Uno de esos errores fue la construcción de las plataformas del puente levadizo al revés.

El gobierno ha solicitado que el coste del error sea asumido por la empresa Azvi y que se entregue el puente de forma correcta.—AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación