Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Expresidente Álvaro Uribe tomará posesión como senador de Colombia

Uribe llega para liderar el partido Centro Democrático con una bancada de 20 parlamentarios que de antemano anuncia debates contra la política oficial de seguridad

Expresidente Álvaro Uribe tomará posesión como senador de Colombia

Expresidente Álvaro Uribe tomará posesión como senador de Colombia

Expresidente Álvaro Uribe tomará posesión como senador de Colombia

El nuevo legislativo colombiano se alistaba el domingo para tomar posesión durante un cuatrienio que se antoja histórico por las credenciales de quienes lo integrarán, entre ellos el expresidente Álvaro Uribe, hoy máximo opositor del gobierno, y las acaloradas discusiones que se avistan por asuntos como la eventual implementación de un acuerdo de paz con las FARC.

La atención estará puesta en los próximos años sobre la cámara alta del Congreso a la que llega Uribe (presidente entre 2002-2010) para liderar el partido Centro Democrático con una bancada de 20 parlamentarios, la primera fuerza opositora, que de antemano anuncia duros debates contra la política oficial de seguridad, denuncia supuestos actos de corrupción del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y critica las negociaciones que se adelantan en La Habana con las guerrillas.

En tanto, la coalición oficialista -que integran los partidos de La U, Liberal y Conservador- llega mermada en comparación al último periodo.

De tener al menos 80 senadores, pasó a 47. Con ello, sin embargo, conserva una frágil mayoría en la cámara alta, integrada por 102 miembros.

En la cámara baja o Cámara de Representantes la convergencia de gobierno suma 92 legisladores de los 166 integrantes.

Está pendiente que el tradicional Partido Conservador defina en qué orilla se alineará. Durante el pasado cuatrienio legislativo hicieron parte de la coalición oficialista, pero ahora la nueva bancada llega dividida.

Uribe, que fue senador en dos ocasiones entre 1986 y 1994, se encontrará esta vez con líderes políticos de grandes quilates: dos de sus mayores oponentes, Iván Cepeda y Jorge Enrique Robledo; dos expresidentes de la Asamblea Constituyente de 1991, Horacio Serpa y Antonio Navarro; la exfiscal Viviane Morales y dos hijos del asesinado candidato presidencial Luis Carlos Galán.

Cepeda y Robledo son las puntas de lanza del izquierdista Polo Democrático Alternativo, una fuerza que, a pesar de mantenerse en la oposición, respaldará a Santos en su búsqueda de terminar el conflicto con las FARC.

Paradójicamente Santos debe, en parte, a las fuerzas de izquierda la reelección de su mandato en las pasadas elecciones presidenciales de junio en las que enfrentó, en segunda vuelta, al candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga.

Analista políticos consultados por The Associated Press coincidieron en el sello "histórico" del legislativo 2014-2018 dado el amplio abanico ideológico que estará presente, y confiaron en que las disputas personales no eclipsen las reformas pendientes como las de justicia y educación.

"Vamos a tener un Congreso único, como hace muchos años no veíamos en el país. Es histórico por las calidades de quienes llegaron, tanto novatos como veteranos", destacó Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos.

"Espero calidad en el debate, no sólo porque (los elegidos) conocen los temas sino porque representan a gran parte del electorado", explicó y detalló: "por primera vez llegó al Congreso la derecha radical, con Uribe, y la renovación de la izquierda, representada con Cepeda, por ejemplo".

Juan David Cárdenas, politólogo y profesor de la Universidad de La Sabana, dijo que "el reto del nuevo Congreso será buscar el equilibrio entre los diferentes respaldos electorales y expectativas" para llevar a buen puerto "temas sensibles como la paz, la educación, la salud y los derechos laborales".

El proceso de paz con las FARC, empero, será el tema neurálgico. Desde noviembre de 2012, el gobierno negocia con los rebeldes seis puntos. A la fecha se han alcanzado acuerdos parciales sobre asuntos agrarios, participación política y lucha contra el narcotráfico, y ya se discute la reparación de las víctimas del conflicto.

Santos, quien al cierre de este domingo instalará el nuevo periodo legislativo, espera que en los próximos cuatro años se firme el acuerdo definitivo que pondría fin a una lucha de medio siglo. En paralelo, el parlamento tendrá que acordar los detalles de su implementación.

El primer mandatario anunció semana atrás que su gobierno sostiene diálogos exploratorios con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país, para intentar instalar también una mesa de diálogos.

De los términos de estas negociaciones ha sido férreo crítico el exmandatario Uribe y todo su séquito de políticos, que sostienen, entre otras cosas, que el proceso con las FARC, por ejemplo, dejará en la impunidad los crímenes de los rebeldes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación