Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Egipto

El Estado Islámico muestra la bomba casera con la que derribó el avión ruso en el Sinaí

Los terroristas afirman que los ataques contra Francia y Rusia se han ejecutado con éxito "a pesar de la inteligencia internacional". 

Imagen de la bomba proporcionada por el Estado Islámico.

Imagen de la bomba proporcionada por el Estado Islámico. | Foto por revista Dabiq

Imagen de la bomba proporcionada por el Estado Islámico.

Una lata de Schweppes Gold y un detonador. Son los componentes de la presunta bomba de fabricación casera que, según el Estado Islámico, derribó el pasado 31 de octubre el avión ruso en el norte del Sinaí segando la vida de las 224 personas a bordo. La imagen ha sido difundida hoy en la revista Dabiq, órgano de propaganda del grupo terrorista, mostró fotografías y contó cómo introdujo el IED (como se denomina a un artefacto explosivo casero) en la nave.

En la publicación, de 66 páginas, el  Estado Islámico (EI) festeja sus últimos ataques en Egipto, Líbano y Francia. "Los cruzados divididos de Oriente y Occidente pensaron que estaban seguros en sus aviones mientras bombardeaban de manera cobarde a los musulmanes del califato. (...) Pero Dios dictó que el castigo debía caer sobre los cruzados donde no los esperaran. Los sagrados ataques contra rusos y franceses fueron ejecutados con éxito pese a la guerra que libra la inteligencia internacional contra el Estado Islámico", señala la organización en 'Dabiq'.

Foto de los pasaportes de las víctimas rusas que han conseguido los yihadistas.

La revista es publicada en varios países europeos y en varios idiomas, para de esta forma llegar a la mayor cantidad de fanáticos del islam alrededor de todo el planeta. Lleva ese nombre por la ciudad siria, rica en simbología para el mundo musulmán.

En la revista, además de mostrar la bomba casera, también aparecen fotografías en las que se observan pasaportes de víctimas de ese trágico vuelo. Según la revista- "fueron conseguidos por los 'muyahidines' (guerreros santos)" de la filial egipcia del EI.

Los yihadistas confiesan que la idea de ellos era la de derribar un avión estadounidense, debido a las acciones iniciadas por ese país contra ISIS en Siria. Sin embargo, sostienen, que luego se optó por un avión ruso debido a la incursión militar de Moscú contra ellos.

"Una bomba fue pasada de contrabando en el avión, que condujo a la muerte a 219 rusos y otros 5 cruzados sólo un mes después de la decisión irreflexiva de Rusia", argumentan los terroristas.

Y agregan: "Un año antes, el 19 de septiembre 2014, Francia comenzó con los ataques aéreos contra el califato. Al igual que Rusia, que fue cegado por la arrogancia, pensando que su distancia geográfica de las tierras del Califato podían protegerlo, no comprendió que su burla no se quedaría sin venganza".

"Por lo tanto, el Estado Islámico envió sus valientes caballeros a los países de origen de los cruzados malvados, dejando a París y a sus residentes sorprendidos y asombrados", subrayan.

Según analistas consultados por el diario norteamericano The Washington Post, este tipo de publicaciones fueron una de las claves que permitió a los fanáticos del Estado Islámico lograr que más de 12.000 terroristas de 74 países diferentes se unieran al califato. "Esto es el Apocalipsis. Está viniendo", dicen a diario.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación