Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Escocia causa discordia entre políticos ingleses

El primer ministro británico dice que los asuntos de Inglaterra son competencia de diputados ingleses

El primer ministro británico, David Cameron, da un discurso titulado "Mejor juntos" durante un acto celebrado en Aberdeen, Escocia, Reino Unido, el pasado 15 de septiembre. foto edh / efe

El primer ministro británico, David Cameron, da un discurso titulado "Mejor juntos" durante un acto celebrado en Aberdeen, Escocia, Reino Unido, el pasado 15 de septiembre. foto edh...

El primer ministro británico, David Cameron, da un discurso titulado \"Mejor juntos\" durante un acto celebrado en Aberdeen, Escocia, Reino Unido, el pasado 15 de septiembre. foto edh / efe

LONDRES. Superado el referéndum que rechazó la independencia de Escocia, Inglaterra aparece como la manzana de la discordia entre conservadores y laboristas británicos, a raíz de la propuesta del primer ministro, David Cameron, de un cambio autonómico en Reino Unido.

El líder de la oposición laborista, Ed Miliband, no ha recibido de buen grado la propuesta de Cameron de excluir a los diputados escoceses de eventuales votaciones sobre asuntos que competen a Inglaterra y dijo que no fue consultado sobre este plan en la campaña para el plebiscito escocés.

En un intento visiblemente desesperado por impedir la partición del país, las tres principales formaciones en el Parlamento británico -conservadores, laboristas y liberaldemócratas- se comprometieron antes de la consulta del jueves a entregar más competencias a los escoceses a cambio de rechazar el plan independentista de Alex Salmond, ministro principal de Escocia.

Pero nada más conocerse la victoria del "No" en el referéndum, Cameron vinculó el traspaso de poderes al Parlamento escocés con un plan autonómico para el resto del país, en particular Inglaterra, que no tiene un órgano legislativo propio, a diferencia de Escocia, que cuenta con su Parlamento, y Gales e Irlanda del Norte, que tienen sus respectivas asambleas.

Cameron es partidario de que los asuntos de Inglaterra sean competencia de diputados de circunscripciones inglesas, en lo que ha denominado "votos ingleses para leyes inglesas".

Esto excluiría de las votaciones sobre asuntos ingleses a los escoceses, lo que supondría un duro golpe para los laboristas porque muchos de sus parlamentarios en Westminster proceden de Escocia -40 frente a uno que tienen los tories-.

"Estoy abierto a la idea de un mayor escrutinio de la legislación (de Inglaterra) por parte de diputados ingleses", dijo ayer Miliband a la BBC, pero consideró que hay que analizarlo con cuidado.

"Nos hemos pasado dos años tratando de mantener al país unido. Tengamos una adecuada convención constitucional. Analicemos estas cosas. Pero no forcemos a que el país se divida porque David Cameron piensa que tiene oportunidad de hacerlo", agregó el líder laborista.

Miliband insistió en que la llamada cuestión West Lothian, referida a un antiguo debate en Reino Unido sobre si los diputados escoceses deberían votar asuntos ingleses cuando los parlamentarios ingleses no tiene voz en competencias que afectan a Escocia, necesita ser analizada con mucho detenimiento.

El plan de Cameron tampoco fue bien visto ayer por el líder de la campaña del "No" a la independencia escocesa, Alistair Darling, que consideró que la entrega de poderes a Escocia no debería ir en paralelo a una serie de cambios autonómicos en el resto del país, en particular Inglaterra.

"El acuerdo alcanzado por los tres partidos, en lo que a mi respecta, no es negociable. Fue prometido y se tiene que cumplir", dijo a la BBC.

Aunque Cameron ha reiterado el compromiso de entregar más autonomía a Escocia, su decisión de aceptar esta entrega de poderes como precio a pagar para impedir la partición del país ha causado riñas internas entre los mismos conservadores.

El excandidato a líder de los tories David Davis calificó ayer de "vergonzosa" esta "devolución" a Escocia, mientras que el diputado Owen Paterson admitió que no estaba al tanto de que finalmente se aceptaría la entrega de autonomía.

Estas aparentes disputas internas en las filas conservadoras y la oposición de los laboristas al nuevo plan autonómico para Inglaterra fue aprovechado ayer por Salmond para afirmar que los "votantes" del "No" fueron engañados con la promesa de traspaso de poderes. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación