Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

España

Enjuician a la infanta Cristina y su esposo por fraude fiscal

Si ella es hallada culpable podría ser condenada a hasta ocho años de cárcel

La infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarin, llegan a la Audiencia de Palma.

 La infanta Cristina y su esposo, Iñaki  Urdangarin, llegan a la Audiencia de Palma. | Foto por Agencia EFE

 La infanta Cristina y su esposo, Iñaki  Urdangarin, llegan a la Audiencia de Palma.


PALMA DE MALLORCA. La infanta Cristina se convirtió hoy en el primer miembro de la familia real que se sienta en el banquillo de los acusados al arrancar en Palma de Mallorca el juicio por los negocios de su marido, Iñaki Urdangarin, que presuntamente se enriqueció ilícitamente aprovechando sus conexiones con la realeza.

La hermana del rey Felipe VI, de 50 años, es una de las 18 personas que están siendo juzgadas tras una investigación de seis años sobre el Instituto Nóos, la organización sin ánimo de lucro que Urdangarin supuestamente utilizó para desviar 5,8 millones de euros de fondos públicos.

El escándalo que salpica a la familia real es uno de los notorios casos de corrupción que han indignado a la sociedad española durante la profunda crisis económica que llevó el desempleo a niveles récord y provocó la adopción de dolorosas medidas de austeridad.

Los abogados de Cristina de Borbón pidieron hoy a los jueces que no fuera juzgada ya que la Fiscalía previamente ha indicado que no ve suficientes evidencias para respaldar la acusación.

Los cargos contra la infanta se respaldan en la acusación popular de la organización "Manos Limpias".

Urdangarin, exjugador de balonmano para el que se piden más de 19 años de cárcel y que hoy se sienta en el banquillo lejos de su mujer, debe responder por presunta prevaricación, fraude, tráfico de influencias y blanqueo, entre otros.

Parte del dinero se transfirió a una empresa propiedad de Urdangarin y la infanta y fue presuntamente usado para fines personales, como pagar facturas de aparcamiento o financiar las fiestas de cumpleaños de sus hijos.

Cristina de Borbón está acusada de dos cargos como supuesta cooperadora necesaria en fraude fiscal, y si es hallada culpable podría ser condenada a hasta ocho años de cárcel.

El matrimonio, que tiene cuatro hijos, ha negado haber cometido ninguna irregularidad.

Entre los otros 16 acusados está el expresidente del gobierno balear Jaume Matas y otros altos cargos de las islas y de la región de Valencia.

Cristina llegó junto a su marido al tribunal de Palma de Mallorca el lunes, donde fueron recibidos por una batería de cámaras de televisión y periodistas.

Vestida con un sencillo traje pantalón gris, se sentó sin moverse en la sala de vistas, presidida por una foto enmarcada de su hermano, el rey Felipe, mientras se leían las acusaciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación