Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Enfermera dice se contagió al tocarse el rostro

Teresa Romero: "El fallo está en quitarse el traje"

Un equipo médico llegó ayer en ambulancia al edificio de apartamentos en Alcorcón, en las afueras de Madrid, donde reside Teresa, la enfermera que contrajo ébola. foto edh / reuters

Un equipo médico llegó ayer en ambulancia al edificio de apartamentos en Alcorcón, en las afueras de Madrid, donde reside Teresa, la enfermera que contrajo ébola. foto edh...

Un equipo médico llegó ayer en ambulancia al edificio de apartamentos en Alcorcón, en las afueras de Madrid, donde reside Teresa, la enfermera que contrajo ébola. foto edh / reuters

MADRID. La enfermera española Teresa Romero, el rostro del drama del ébola en España, dijo ayer que está "un poquito mejor" y admitió que pudo cometer un error en el protocolo de prevención al tocarse la cara cuando se quitaba el traje protector tras atender a un enfermo con el virus.

El doctor Germán Ramírez, especialista de Medicina Interna del Hospital de La Paz, de Madrid, que forma parte del equipo que atiende a Romero, dijo a los periodistas que la paciente aunque está "confusa" ha reconocido que pudo infectarse al tocarse la cara con los guantes.

"Creo que el fallo está en quitarse el traje", dijo Romero al diario El País en una entrevista telefónica. "Lo veo como el momento más crítico, en el que pudo pasar, pero no lo sé seguro", agregó.

Y a la pregunta de si cumplió todo el protocolo, respondió: "Yo sí". También afirmó: "Estoy un poquito mejor".

Romero, de 44 años, casada y sin hijos, se infectó al estar en contacto con el sacerdote español Manuel García Viejo, al que atendió y quien fue repatriado enfermo de ébola desde Sierra Leona, donde trabajaba en un hospital, y murió el 25 de septiembre.

Funcionarios de salud españoles iniciaron una investigación para determinar cómo contrajo el virus del ébola pese a los estrictos protocolos de seguridad en torno a los pacientes contagiosos, incluso el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, acusa a la enfermera de mentir, porque cuando fue atendida por su médico no le informó que había atendido a un paciente con ébola.

Rodríguez también desveló que Teresa fue a depilarse a una peluquería después de visitar al médico de familia con los primeros síntomas de fiebre, y las dos trabajadoras que le atendieron están "bajo control", como los profesionales sanitarios que han tenido contacto con ella.

Pero funcionarios del sindicato de trabajadores de la salud dijeron que Romero alertó al personal del hospital en tres ocasiones diciendo que tenía fiebre y erupciones, pero el hospital no la consideró un riesgo porque su temperatura no era más de 38.6 grados.

Romero también afirmó a medios españoles que se enteró que tenía el virus mirando las noticias en internet en su teléfono mientras esperaba por el resultado de su análisis. "Yo le pregunté al médico por el resultado, no me lo quiso decir y sospeché", contó, y añadió que miró las noticias en su teléfono para enterarse de que había un caso positivo de ébola en España.

Más ingresados

Entre tanto, dos médicos y un enfermero ingresaron ayer en el Hospital Carlos III, de Madrid, para ser observados, siguiendo el protocolo de prevención del ébola, y en el mismo centro han sido dados de alta dos pacientes, por lo que actualmente se eleva a seis la cifra de ingresados en España.

Hasta ahora el único caso de ébola confirmado es el de Teresa, y el resto son casos en investigación (dos) o de riesgo por contacto (tres casos).

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, envió ayer a otros líderes europeos un mensaje de tranquilidad tras el caso de ébola detectado en el país y ha recibido el apoyo de esos dirigentes a la gestión que está haciendo su Ejecutivo de este asunto. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación