Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. está preocupado por el arresto de alcaldes opositores

El presidente chavista Nicolás Maduro amenazó ayer a más ediles y dijo que hay que "obligar" a la oposición a sentarse a dialogar

Opositores riñeron ayer con miembros de la Policía Nacional Bolivariana tras una concentración que fue convocada por las organizaciones estudiantiles en Caracas. foto edh / efe

Opositores riñeron ayer con miembros de la Policía Nacional Bolivariana tras una concentración que fue convocada por las organizaciones estudiantiles en Caracas. foto edh / efe

Opositores riñeron ayer con miembros de la Policía Nacional Bolivariana tras una concentración que fue convocada por las organizaciones estudiantiles en Caracas. foto edh / efe

El Gobierno de Estados Unidos se mostró ayer "profundamente preocupado" por la detención de dos alcaldes opositores en Venezuela y criticó la medida que busca retirar la inmunidad parlamentaria y "enjuiciar" a la diputada opositora María Corina Machado.

"Los informes sobre la detención del alcalde de San Cristóbal (estado de Táchira, oeste, fronterizo con Colombia), Daniel Ceballos; y el de San Diego (Carabobo, norte), Vicencio Scarano, nos preocupan profundamente", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

"Venezuela debería detener la violencia contra los ciudadanos y los funcionarios de oposición, liberar a aquellos injustamente encarcelados, levantar las restricciones a la libertad de prensa y comprometerse con un diálogo incluyente", agregó Psaki.

Ceballos fue detenido el miércoles tras serle cursada una orden de aprehensión acusándole de "agavillamiento" (asociación para delinquir); mientras que Scarano fue condenado el mismo día por el Tribunal Supremo a diez meses y quince días de prisión y a la revocación de su mandato como alcalde por desacato a un fallo que le obligaba a impedir la colocación de barricadas a los manifestantes.

Advierte a otros alcaldes

Maduro celebró ayer la captura de Scarano y advirtió a otros, especialmente al del municipio caraqueño de Chacao, Ramón Muchacho, que no le temblará el pulso si recibe la orden de detenerlo.

"Ahí ustedes ven lo que ha sucedido felizmente. El Estado venezolano está actuando (...) ayer cuando llevaban a la cárcel donde está el alcalde, perdón, el exalcalde del municipio San Diego, Enzo Scarano fue un solo llanto", dijo Maduro en un acto de Gobierno en Caracas y agregó que en ese municipio convocarán a elecciones para elegir otro alcalde.

"Así que vamos a elecciones, alcalde que se equivoque, ahí está la ley pues, y ahí donde el TSJ determine desacato y destituya por oficio, de manera directa, y encarcele a esos alcaldes de la ultraderecha fascista, habrá elecciones", amenazó.

Maduro indicó que Scarano fue trasladado a la cárcel militar de Ramo Verde y se supo que Ceballos también está detenido allí donde cumple prisión desde hace poco más de un mes Leopoldo López, máximo dirigente de la agrupación opositora Voluntad Popular.

Cientos de simpatizantes de Scarano permanecieron hasta la madrugada reunidos en plazas públicas de San Diego, y se registraron algunos destrozos.

También reaparecieron ayer las barricadas en Valencia.

Las detenciones de los ediles se suman a la ofensiva judicial del chavismo contra los opositores radicales, que han visto cómo el régimen de Maduro ha puesto tras las rejas en las últimas semanas a tres de sus dirigentes y tiene en la mira a la diputada opositora, María Corina Machado.

En ese sentido, un portavoz del Departamento de Estado expresó a Efe su preocupación por el caso de Machado, denunciada esta semana por el chavismo ante la Fiscalía para su eventual enjuiciamiento por la violencia en las protestas que vive el país desde febrero.

"Los problemas de Venezuela no pueden resolverse a través de la criminalización de la disidencia", señaló el portavoz, que pidió el anonimato.

El izquierdista los acusa de promover "un golpe de Estado" a raíz de las protestas de estudiantes y partidos políticos por la inseguridad, la escasez y la inflación que en un mes y medio han dejado ya 31 muertos, confirmó la Fiscalía.

En tanto, López continúa a la espera de que se determine si hay elementos para juzgarlo, mientras Carlos Vecchio, otro dirigente de Voluntad Popular, está prófugo de la justicia tras ser señalado igualmente como instigador de violencia.

Esta ofensiva contrasta con el llamado al diálogo nacional que Maduro ha hecho a la oposición, la cual condiciona su asistencia a que el gobierno cumpla una serie de condiciones, entre ellos la liberación de más de 100 personas detenidas por hechos de violencia vinculados a las protestas.

Debido a ello, Maduro ahora quiere "obligar" a la oposición a sentarse a dialogar. "Obliguemos a la oposición más temprano que tarde a sentarse a dialogar, a abandonar su posición violenta y a contribuir con los intereses del país; los vamos a tener que obligar, en el mejor sentido de la palabra", dijo Maduro.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación