Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. y China coinciden en que "cosas no pueden seguir igual" con Pyongyang

Kerry y su homólogo chino acordaron trabajar juntos para determinar los pasos que pueden tomar dada su "preocupación creciente sobre esa prueba nuclear", agregó. 

EE.UU. y China coinciden en que "cosas no pueden seguir igual" con Pyongyang

EE.UU. y China coinciden en que "cosas no pueden seguir igual" con Pyongyang 

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, aseguró hoy que su país y China están de acuerdo en que "las cosas no pueden seguir igual" con Corea del Norte tras la prueba nuclear de este miércoles. 

"Hoy hablé con el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, durante un buen rato. Abordamos varias opciones y maneras en las que debemos proceder en adelante y acordamos que las cosas no pueden seguir igual", dijo Kerry en declaraciones a los periodistas antes de la rueda de prensa diaria que ofrecen portavoces de su departamento. 

"En mi primer viaje a China, me dijeron que tenían un plan para Corea del Norte y les dimos su espacio para actuar. En la conversación de hoy les dije que su manera de abordar este asunto no funciona y que las cosas no pueden seguir igual", añadió. 

Kerry y su homólogo chino acordaron trabajar juntos para determinar los pasos que pueden tomar dada su "preocupación creciente sobre esa prueba nuclear", agregó. 

Preguntado por una periodista sobre si el Gobierno de Estados Unidos ha desatendido a Corea del Norte en los últimos años, Kerry aseguró tajantemente que Pyonygang "no se ha desatendido ni un sólo día" y que se han mantenido "encuentros y consultas constantes" sobre este tema, también con China. 

Para Kerry, las críticas en esa dirección "no tienen ningún fundamento". 

El secretario de Estado anunció que 2016 será "un año extremadamente activo" en la política exterior con la región Asia-Pacífico y anunció la visita a la zona de su "número dos", Tony Blinken, en los próximos días. 

Kerry también reveló que él mismo viajará a la región en un par de semanas para preparar la cumbre que Estados Unidos y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) celebrarán este año en California y para, "posiblemente", mantener encuentros sobre la situación en Corea del Norte. 

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, comentó en su rueda de prensa diaria que China tiene "más influencia que probablemente ningún otro país" sobre el régimen norcoreano. 

Earnest dijo que EE.UU. todavía está recopilando información para saber "qué tipo de dispositivo fue detonado" en el test nuclear norcoreano y trabajando con el resto de países en la ONU sobre cómo responder a esa "provocación", lo que puede incluir "sanciones económicas adicionales" a Corea del Norte. 

El "único camino" para el régimen norcoreano, "más aislado que nunca", es comprometerse con la desnuclearización y poner fin a las "actividades provocadoras", según Earnest.
 
El portavoz comentó, además, que por el momento no ha habido conversaciones con Corea del Sur sobre el posible despliegue de un sistema de defensa antimisiles en la región. 

La magnitud de la explosión registrada ayer miércoles en Corea del Norte, inferior a la última prueba nuclear realizada por ese país en 2013, hace que sea "poco probable" que se trate de una bomba de hidrógeno, como asegura Pyongyang, según indicó hoy un alto responsable de las Naciones Unidas en Viena. 

El secretario ejecutivo de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares (CTBTO), Lassina Zerbo, precisó que la magnitud de la detonación fue de 4,85 puntos en la escala de Richter, frente a los 4,9 de hace tres años. 

Eso indicaría, según dijo el responsable de la CTBTO ante la prensa, que esta "detonación hecha por humanos" no fue lo que dicen las autoridades norcoreanas, que hablan de una bomba de hidrógeno. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación