Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. ataca a islamistas en el norte de Iraq

El presidente Obama autorizó bombardeos aéreos para contener el avance de insurgentes

Columna de humo tras los ataques aéreos de EE.UU. dirigidos a yihadistas cerca del puesto de control Khazer, fuera de Arbil, en el norte de Iraq. foto edh / AP

Columna de humo tras los ataques aéreos de EE.UU. dirigidos a yihadistas cerca del puesto de control Khazer, fuera de Arbil, en el norte de Iraq. foto edh...

Columna de humo tras los ataques aéreos de EE.UU. dirigidos a yihadistas cerca del puesto de control Khazer, fuera de Arbil, en el norte de Iraq. foto edh / AP

BAGDAD/WASHINGTON. Cazas estadounidenses lanzaron ayer un ataque en Iraq por primera vez desde el retiro de tropas en el 2011, en un intento por contener el avance de los insurgentes islamistas en la región de Kurdistán, después de que el presidente Barack Obama dijera que Washington debía actuar para evitar un "genocidio".

Luego de años de resistirse a involucrarse en más conflictos en el Oriente Medio, Obama ha enviado al ejército, donde alguna vez acusó a su predecesor de librar una "guerra tonta".

Pero Obama autorizó los ataques aéreos luego de que decenas de miles de cristianos huyeran para evitar ser asesinados por combatientes del Estado Islámico que han crucificado y decapitado a sus prisioneros.

Los combatientes habían ganado terreno hasta un sector ubicado a media hora en auto de Arbil, la capital de la región autónoma de Kurdistán y donde se encuentran oficinas de importantes petroleras estadounidenses y europeas.

Un portavoz del Pentágono dijo que dos cazas F/A-18 dejaron caer bombas guiadas por láser contra una pieza de artillería móvil utilizada por combatientes del Estado Islámico para atacar a las fuerzas kurdas que defienden Arbil.

Los combatientes suníes del Estado Islámico, un grupo escindido de Al Qaeda que busca establecer un "califato" y erradicar a quienes considera infieles, han tomado control de vastas zonas del norte de Iraq desde junio. Su campaña se ha acelerado dramáticamente en la última semana, cuando expulsaron a las tropas kurdas.

La agresiva insurgencia amenaza con socavar el legado de Obama al dar fin a una guerra impopular en la que murieron casi 4,500 efectivos estadounidenses.

Ante ello, Obama insistió en que Estados Unidos no estaba entrando de nuevo en un conflicto prolongado.

"No voy a permitir que Estados Unidos sea arrastrado a luchar otra guerra en Iraq", dijo.

Corredor humanitario

EE.UU. también dejó caer suministros de ayuda para miembros de la antigua secta yazidi que se encuentran en una zona montañosa, rodeados por combatientes islamistas que les ordenan convertirse o enfrentar la muerte.

También la ONU anunció ayer que está preparando el establecimiento de un corredor humanitario para facilitar la evacuación de civiles de zonas de Irak tras el inicio de la intervención estadounidense contra las milicias yihadistas del Estado Islámico (EI).

"Ahora que los ataques aéreos han comenzado, la ONU en Iraq está preparando urgentemente un corredor humanitario para permitir a los que lo necesiten escapar de las áreas bajo amenaza", indicó en un comunicado el representante especial de Naciones Unidas en el país árabe, Nickolay Mladenov.

Se calcula que el avance de los yihadistas ha provocado la huida de unas 200,000 personas, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que se encuentran aislados y con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación