Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ébola en la enfermera Teresa Romero se va conteniendo y bajando

Especialistas dicen que la carga viral se reduce, por lo que "hay altas esperanzas de que la enfermedad "se esté controlando"

Una paciente saluda desde una ventana del Hospital Carlos III de Madrid. Hasta ayer, 15 personas permanecían en observación en dicho nosocomio. foto edh / efe

Una paciente saluda desde una ventana del Hospital Carlos III de Madrid. Hasta ayer, 15 personas permanecían en observación en dicho nosocomio. foto edh / efe

Una paciente saluda desde una ventana del Hospital Carlos III de Madrid. Hasta ayer, 15 personas permanecían en observación en dicho nosocomio. foto edh / efe

ESPAÑA. La paciente española con ébola mejora levemente. "Hay indicios de cierta esperanza" para Teresa Romero, informó el Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad.

La auxiliar de enfermería permanece estable, pero la carga viral se va "conteniendo y reduciendo", dijo.

Aunque matiza que una persona con ébola está siempre crítica y puede haber afectación de los órganos independientemente del control del virus. "Yo sería muy cauto sobre el pronóstico final de paciente".

El sábado pasó una noche de altibajos, debido a problema pulmonar, por lo que no se descartan complicaciones.

El pronóstico general de Romero es grave, puesto que sus pulmones están dañados y es lo que más preocupa. Tiene insuficiencia respiratoria que puede deberse al virus y por lo tanto respira con la ayuda de una mascarilla de oxígeno. "Todavía no va bien porque necesita oxígeno constante", señalan fuentes sanitarias. Otro de sus órganos vitales afectados, el hígado, mejora, aunque "va despacito", afirman autoridades.

Teresa es mantenida a dieta. Solamente es alimentada por suero, aunque tiene sed y ya ha bebido agua. "Está mejor en casi todo; salvo posibles complicaciones, la evolución es buena", dice el parte médico.

El diario ABC publicó ayer que Romero ha empezado a crear defensas contra el virus, aunque aún no se sabe si son propias o gracias a los anticuerpos del suero de la misionera africana Paciencia Melgar, que superó el ébola, cuya última dosis recibió el viernes.

La noche del sábado, en la primera imagen de Teresa Romero desde su ingreso en el hospital Carlos III, hace casi 7 días, se pudo ver a la paciente incorporada y con mascarilla de oxígeno en su habitación de la sexta planta de la clínica.

El sábado por la noche, los médicos dieron de alta a otra paciente que había presentado fiebre tras estar en contacto con un enfermo de ébola, ya que las dos pruebas que le realizaron posteriormente en un intervalo de varios días dieron negativo de padecer el virus hemorrágico.

"La enfermera ha sido dada de alta, aunque seguirá en vigilancia pasiva por tratarse de contacto de bajo riesgo hasta finalizar la cuarentena (16 de octubre)", dijo el Gobierno.

Tras este alta quedan ingresadas 15 personas bajo observación en el hospital madrileño Carlos III y la auxiliar de enfermería Teresa Romero, la única persona infectada.

Todas las personas bajo observación siguen asintomáticas, dijo el Ejecutivo español ayer por la tarde. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación