Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dreamers inician huelga de hambre en NY

Exigen avalar una iniciativa que permitiría a los jóvenes acceder a fondos estatales para ir a la universidad.

Una joven participa en una protesta de estudiantes indocumentados que se declararon en huelga de hambre.

Una joven participa en una protesta de estudiantes indocumentados que se declararon en huelga de hambre.

Una joven participa en una protesta de estudiantes indocumentados que se declararon en huelga de hambre.

NUEVA YORK. Unos 50 estudiantes sin autorización para vivir en EE. UU. comenzaron ayer una huelga de hambre en Nueva York para forzar a los líderes del estado a incluir en el presupuesto una iniciativa que les permitiría acceder a fondos estatales para ir a la universidad.

Los estudiantes iniciaron la huelga tras enterarse de que la propuesta no había sido incluida el martes en el presupuesto del estado y, por lo tanto, descartada de ser negociada en el capitolio estatal en Albany.

"Nos hemos dado cuenta de que no nos toman en serio", dijo Denise Vivar, una mexicana de 20 años que fue traída ilegalmente por sus padres a EE. UU. cuando tenía 7.

Según datos estatales, unos 4,500 estudiantes en el estado que se gradúan cada año de la secundaria podrían ser elegibles para beneficiarse de la propuesta, conocida como New York Dream Act y que supondría unos $27 millones.

Frank Sobrino, portavoz del gobernador Andrew Cuomo, dijo que el gobernador ha dicho que trabajará duro para lograr que se incluya la medida en el presupuesto durante la futura sesión legislativa que se lleva a cabo en abril, mayo y junio.

"En estos momentos no hay ninguna posibilidad de acuerdo", dijo Cuomo a los periodistas en Albany el martes por la noche, según su portavoz.

California, Washington, Nuevo México y Texas permiten a los jóvenes que se gradúan de la secundaria solicitar ayuda financiera estatal para ir a la universidad, incluidos los que se encuentran en el país ilegalmente.

En Nueva York, los estudiantes sin autorización pueden pagar las mismas tarifas universitarias que estudiantes con autorización y residentes en el estado. Esos precios son más bajos que los cobrados a estudiantes internacionales. Aun así, muchos jóvenes sin autorización aseguran que se trata de miles de dólares y que necesitan la ayuda estatal para poder proseguir con sus estudios. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación