Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Discrepancias entre EE. UU. y Cuba por tema migratorio

La Habana rechaza medidas que alientan migración hacia EE. UU.

Discrepancias entre EE. UU. y Cuba por tema migratorio

Discrepancias entre EE. UU. y Cuba por tema migratorio

Discrepancias entre EE. UU. y Cuba por tema migratorio

LA HABANA. Cuba y Estados Unidos sostuvieron ayer un "diálogo respetuoso" sobre asuntos migratorios, pero ambos países mantienen aún sus posturas discordantes sobre la vigencia de la Ley de Ajuste y la política "pies secos/pies mojados" de EE. UU. hacia la isla.

El subsecretario adjunto para Latinoamérica del Departamento de Estado, Alex Lee, indicó en una rueda de prensa, que EE. UU. "está totalmente dispuesto a mantener la Ley de Ajuste cubano", que "seguirá guiando" la política migratoria de su país hacia la isla.

Esa ley, vigente desde 1966, junto con su política de "pies secos/pies mojados", privilegia a los cubanos que logran tocar territorio estadounidense a los que permite solicitar la residencia permanente un año después; mientras que los interceptados en el mar son devueltos a Cuba.

Por su parte, la directora general para EE. UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, rechazó la permanencia de esa ley, que consideran "el principal incentivo a la emigración ilegal y el tráfico de personas hacia los Estados Unidos".

La diplomática cubana explicó que la Ley de Ajuste "confiere a los cubanos un trato preferencial, exclusivo y único" a la hora de regular su situación en Estados Unidos, lo que según ella está provocando un "incremento en el fraude de documentos con la intención de entrar en EE. UU".

Vidal también indicó que la política "pies secos/pies mojados" "alienta a profesionales de la salud cubanos a abandonar sus misiones en terceros países", lo que consideró "una práctica reprochable de fuga de cerebros (...) que va en contra de los acuerdos migratorios".

A pesar de esas discrepancias, tanto Vidal como Lee resaltaron el "clima de respeto" y el "espíritu constructivo" en el que se desarrollaron las conversaciones, en las que ambos países reiteraron su compromiso por lograr una migración "legal, segura y ordenada", propósito de los acuerdos para un diálogo migratorio que firmaron en 1994, tras el episodio de la "crisis de los balseros".

Cuba reconoció que Estados Unidos "está cumpliendo con los acuerdos migratorios en lo referente a la otorgación de no menos de 20,000 visas al año a emigrantes cubanos", y que ha habido un incremento de las visas a cubanos para visitas temporales.

Las partes también acordaron ampliar la cooperación contra la emigración ilegal y seguir manteniendo periódicamente reuniones técnicas como las que ya se han producido entre los servicios guardacostas de EE. UU. y las tropas guardafronteras de Cuba.

Además pactaron realizar pronto, pero en fecha por determinar, uno de estos encuentros técnicos sobre el fraude de documentos, avanzó Vidal.

El representante de Estados Unidos informó que también se abordó en la reunión otros temas como los programas de reunificación familiar o el regreso de los "excluibles", cubanos residentes en EE. UU. que el Gobierno de ese país quiere "retornar a la isla", fundamentalmente porque han infringido allí la ley.

"Es obligación de todos los países aceptar a sus ciudadanos", señaló Lee.

El funcionario de EE. UU. también subrayó que el hecho de que las conversaciones hayan "sido productivas y en espíritu de colaboración" prue ba que pese a las diferencias, existen oportunidades "para seguir trabajando en temas de interés mutuo".

Las conversaciones migratorias son el primer contacto entre delegaciones de los dos países desde que anunciaran el restablecimiento de relaciones diplomáticas del pasado 17 de diciembre; aunque esta nueva ronda del diálogo migratorio estaba convocada desde hace meses.

La reunión de ayer es la antesala para la cita de hoy en la que se darán las primeras negociaciones oficiales sobre la normalización de sus vínculos diplomáticos, luego de 53 años. El encuentro será encabezado por la secretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson, quien ayer llegó a La Habana en un vuelo comercial desde Miami, y por la ministra cubana Josefina Vidal. Ambas abordarán la reapertura de sus embajadas en Washington y La Habana, cerradas en 1961. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación