Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El día que Sudáfrica perdió a su "Tata Madiba" y enlutó al mundo

El expresidente sudafricano y Nobel de la Paz falleció a los 95 años en su casa en Johannesburgo La vida de Mandela tuvo tortuosos episodios de graves enfermedades como cáncer y neumonía

El pasado 5 de noviembre Sudáfrica y el mundo entristeció: Nelson Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica, falleció pacíficamente a los 95 años en su casa en Johannesburgo tras una larga infección pulmonar. Así lo dio a conocer el actual mandatario sudafricano Jacob Zuma.

Mandela, un icono en la lucha contra el "apartheid" conocido en Sudáfrica por el nombre de su clan, Madiba, emergió tras pasar 27 años en prisión para guiar a Sudáfrica hacia la democracia tras un pasado de violencia y sangrientos enfrentamientos.

"Compatriotas sudafricanos, nuestro querido Nelson Rohlihla Mandela, el presidente fundador de nuestra nación democrática, ha muerto", dijo Zuma, visiblemente emocionado. "Madiba nos unió y juntos vamos a despedirlo. Nuestro amado Madiba recibirá un funeral de Estado", informó Zuma.

"Nuestra gente ha perdido a un padre. Pese a que sabíamos que este día iba a llegar, nada puede apagar nuestra sensación de una pérdida imperecedera. Su lucha incesante por la libertad le ganó el respeto del mundo. Su humildad, pasión y humanidad hicieron que se gane el amor de todos", agregó el mandatario.

Tras la triste noticia, líderes de todo el mundo no sólo expresaron sus condolencias a la familia de Mandela y al país entero, sino que asistieron a darle el adiós.

Poco después de conocer que habían perdido a su "Tata Madiba", como le decían de cariño, miles de sudafricanos se agolparon afuera de la casa de Mandela y dejaron montañas de flores, dedicatorias y muestras de afecto a su líder.

Sus enfermedades

Mandela adolecía de varias enfermedades que, poco a poco, lo fueron alejando de la vida política y pública.

Uno de sus primeros padecimientos fue descubierto allá por 1985, ya que tras permanecer 24 años en prisión fue operado de la próstata.

Luego en agosto de 1988 le diagnosticaron tuberculosis y tuvo que ser trasladado desde la cárcel a un hospital de Ciudad de El Cabo; posteriormente fue conducido a una residencia vigilada.

Dos años después, en junio 1990 fue intervenido de un quiste en la vejiga en un hospital de Johannesburgo.

Más tarde, en 1994 antes de convertirse en presidente de Suráfrica, Mandela tuvo que cancelar su asistencia a varios actos electorales por recomendación de su médico, debido a su mal estado de salud.

Fue en julio de 2001 que los médicos de Mandela anuncian que padece un cáncer de próstata, que le fue diagnosticado en un examen médico de rutina. Debido a ello, el líder sudafricano permaneció siete semanas con tratamiento de radioterapia.

Pero sus problemas respiratorios se complicaron 10 años después de diagnosticarle el cáncer.

En enero de 2011 fue ingresado en un hospital de Johannesburgo por infección respiratoria aguda y los médicos decidieron que siguiera con control médico en su casa.

Pero en febrero de 2012 volvió a ser hospitalizado por una recaída de la neumonía que padeció en varias ocasiones.

Ese mismo año, en diciembre fue intervenido para extraerle piedras de la vesícula.

Ya en marzo de 2013 Mandela vuelve al hospital a consecuencia de una infección pulmonar que lo mantuvo 10 días ingresado.

Tres meses después fue hospitalizado por otra neumonía y fue entonces que el Gobierno de Sudáfrica informa que su estado es "grave". En septiembre recibió el alta hospitalaria y regresó a su hogar en Johannesburgo donde falleció. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación