Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El detenido por el ataque en Boston afronta la pena de muerte

Dzhokhar Tsarnaev fue acusado de conspirar para "usar un arma de destrucción masiva"

Las campanas repicaron en las iglesias de la ciudad y del estado de Massachusetts tras el minuto de silencio por las víctimas de los atentados. foto edh / ap

Las campanas repicaron en las iglesias de la ciudad y del estado de Massachusetts tras el minuto de silencio por las víctimas de los atentados. foto edh /...

Las campanas repicaron en las iglesias de la ciudad y del estado de Massachusetts tras el minuto de silencio por las víctimas de los atentados. foto edh / ap

Massachusetts. Dzhokhar Tsarnaev, uno de los dos sospechosos de perpetrar los atentados de Boston, sigue grave en un hospital y se comunica por escrito con los investigadores, mientras ayer fue acusado formalmente de cargos que conllevan la pena de muerte y se anunció que será juzgado por un tribunal civil.

Tsarnaev, de 19 años, fue detenido el pasado viernes por la noche e ingresado de inmediato en el hospital Beth Israel de Boston, donde ayer continuaba en estado "grave", según el último reporte del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Desde el domingo por la noche el joven se está comunicando con los investigadores federales por escrito, ya que tiene lesiones en la cabeza, cuello, piernas y una mano producidas al parecer durante el tiroteo en el que falleció su hermano de 26 años, Tamerlan.

Los dos hermanos Tsarnaev, de origen chechenio, son sospechosos de colocar las dos bombas que explotaron hace una semana al lado de la línea de meta del popular maratón de Boston (Massachusetts) y que provocaron tres muertos, así como más de 200 heridos, según el balance divulgado ayer por el Departamento de Justicia.

Un magistrado federal acudió ayer al hospital donde se encuentra internado Dzhokhar para la imputación formal de cargos en su contra.

El secretario de Justicia, Eric Holder, informó en Washington de los cargos contra el joven, que incluyen "el uso de armas de destrucción masiva contra personas y propiedades".

De ser hallado culpable Dzhokhar Tsarnaev podría ser condenado a muerte o a prisión de por vida.

La primera audiencia judicial sobre los atentados ha sido programada para el próximo 30 de mayo en un tribunal federal de Boston, mientras los posibles motivos continúan siendo una incógnita para los investigadores.

Un poco antes de que se produjera la imputación de Dzhokhar, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, anunció ayer que no será tratado como "combatiente enemigo" y será juzgado ante un tribunal civil.

El portavoz del presidente Barack Obama argumentó que, cuando se trata de ciudadanos estadounidenses como es el caso de Tsarnaev, "va contra la ley" aplicar ese estatus de "combatiente enemigo", que implica un proceso a través de la justicia militar.

Carney recordó que desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 "se ha utilizado el sistema de justicia federal" para "condenar y encarcelar a cientos de terroristas".

Mientras varias ciudades del país encabezadas por Boston recordaron a las 2:50 p.m. locales con un minuto de silencio a las víctimas de los atentados.

El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, había pedido a la ciudadanía que se uniera al minuto de silencio, que coincidió con el momento en que hace justo una semana las dos bombas explotaron con muy pocos segundos de diferencia.

Obama se unió al minuto de silencio durante un acto privado a puerta cerrada en la Casa Blanca y los congresistas en el Capitolio también se sumaron.

Medio centenar de los heridos en los atentados seguían hoy hospitalizados y dos de ellos se encuentran en estado "crítico".

En los atentados murieron Martin Richard, un niño de ocho años; Krystle Campbell, de 29 años, y la ciudadana china Lu Lingzi, de 23.

Un funeral privado por Campbell se llevó a cabo ayer por la mañana en su ciudad natal, Medford, mientras que otro en honor de la joven china tendrían lugar a última hora del día.

Campbell era gerente de un restaurante y se encontraba entre los espectadores del maratón cerca de la línea de meta cuando detonaron los explosivos durante la carrera la semana pasada. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación