Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Destituyen a jefe Policía por incidentes en Colonia

En Colonia se han presentado 121 denuncias, dicen autoridades. Vicecanciller a favor de expulsar a refugiados que condenen.

Colonia

La Policía alemana ha reforzado la vigilancia para prevenir incidentes como los del 31 de diciembre | Foto por EFE

La Policía alemana ha reforzado la vigilancia para prevenir incidentes como los del 31 de diciembre

COLONIA. El jefe de la policía de la ciudad alemana de Colonia, Wolfsgang Albers, fue destituido ayer tras los graves sucesos registrados en Nochevieja en el centro de esa ciudad alemana, por los que ya se han registrado más de 170 denuncias de agresiones sexuales y robos a mujeres. 

El ministro de Interior del estado federado de Renania del Norte Westfalia, en el que se encuentra Colonia, Ralf Jäger, explicó a la prensa que acordó la retirada temporal de Albers y aseguró que la medida era “necesaria” para recuperar la confianza de la opinión pública en la policía. 

Jäger subrayó la importancia de esa confianza ante los futuros grandes eventos en la ciudad, que recibe cada año a centenares de miles de persones en febrero para los carnavales. 

Poco antes de conocerse la noticia, la alcaldesa de la ciudad, Henriette Reker, dijo que su confianza en el jefe de la policía se había roto, al comprobar que los datos que le facilitó tras los ataques no reflejaban lo sucedido, ya que, por ejemplo, no le informó de la presencia de solicitantes de asilo en el lugar. 

Además, la policía del estado federado afirmó ayer que ofreció refuerzos a los responsables del operativo de Nochevieja en Colonia, pero que éstos los rechazaron. 

En un comunicado, Albers aceptó su cese al considerar que el debate público en torno a su persona “dificulta y retrasa” la necesaria investigación de los hechos ocurrido el último día de diciembre de 2015. 

Como responsable, aceptó las críticas recibidas, pero consideró que los agentes que conformaron el operativo de Nochevieja no las merecen. 

El 1 de enero la policía de Colonia emitió una nota de prensa en la que indicaba que la plaza frente a la estación de tren de la ciudad y las escaleras de la catedral fueron desalojadas poco antes de la medianoche. 

Lo hizo, según explicaba entonces, ante el riesgo que suponían los cohetes y petardos que lanzaba un grupo de alrededor de 1.000 personas que celebraban la Nochevieja en la zona y calificaba la situación de “tranquila”. 

Recibieron múltiples denuncias
En su primera comparecencia ante los medios el 4 de enero junto a la alcaldesa, Albers reconoció que ese comunicado fue un fallo, pero resaltó que no se fue consciente de la gravedad de lo sucedido hasta que comenzaron a presentarse decenas de denuncias tras la Nochevieja. 

Albers no ofreció datos sobre la posible identidad de los agresores, aunque diversos informes de la policía filtrados después a los medios señalaban que se tomaron los datos de decenas de ellos durante la noche y que muchos eran solicitantes de asilo. 

El portavoz del Ministerio del Interior alemán, Tobias Plate, confirmó que la policía federal, encargada de la seguridad en la estación de tren de Colonia, identificó en Nochevieja a 31 presuntos delincuentes, principalmente por robos y lesiones, y detalló que 18 de ellos eran solicitantes de asilo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación