Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuba usa la crisis para frenar fuga de médicos

Régimen castrista les exige, desde hoy, autorización para salir por asuntos personales. Miles de cubanos emprenden un largo viaje hacia Estados Unidos.

CIENTOS DE CUBANOS PROTESTAN EN EMBAJADA DE ECUADOR POR ANUNCIO SOBRE VISADOS

Concentración de cubanos frente a la embajada de Ecuador en la isla, tras el anuncio de que exigirá visa a los isleños. | Foto por EDH

Concentración de cubanos frente a la embajada de Ecuador en la isla, tras el anuncio de que exigirá visa a los isleños.

LA HABANA. En medio de la crisis de los miles de cubanos varados en Centroamérica, el régimen de la isla ha decidido restringir la salida de médicos del país, mientras pone el acento en culpar de esta situación a Estados Unidos por las políticas que alientan la emigración ilegal y la “fuga de cerebros”. 

A partir de hoy, los médicos cubanos necesitarán autorización para salir del país por asuntos personales, medida adoptada para “garantizar un servicio de salud eficiente y de calidad” y mitigar “la creciente contratación no planificada de médicos cubanos en otros países”. 

En un extenso comunicado, el régimen de Raúl Castro hizo este anuncio y se pronunció sobre la crisis migratoria en Centroamérica para insistir en que la responsabilidad es de EE.UU. y de sus leyes de Ajuste Cubano y de “Pies secos-Pies mojados”, que dan un tratamiento preferencial a los habitantes de la isla que llegan a ese país aunque lo hagan de modo irregular. 

El Programa Parole para Profesionales Médicos Cubanos, instaurado por el presidente George W. Bush (2001-2009), ha sido igualmente criticado por Cuba, por incentivar a los profesionales de la salud a que abandonen sus “misiones internacionalistas”. 

Un problema no menor para un país que tiene una de sus mayores fuentes de ingresos en la exportación de servicios profesionales, sobre todo médicos que sumaron en 2014 unos $8.000 millones. 

No hay datos oficiales, pero se estima que miles de médicos cubanos han desertado en los últimos años de esas misiones, que se desarrollan sobre todo en países latinoamericanos socios de Cuba como Venezuela, Ecuador o Brasil. 

Otro factor para esos abandonos son “las facilidades que ofrecen varios países, especialmente clínicas privadas, a personal de la salud cubano”, según admite el Gobierno, que dice haber detectado “redes que se dedican a la selección y financiamiento de las salidas de nuestros profesionales”. 

Al margen del caso concreto de los médicos, en el último año se ha producido un significativo éxodo de cubanos debido a las dificultades económicas que persisten dentro de la isla y también por el temor de perder sus actuales privilegios migratorios en EE.UU., si Washington decide revocar la Ley de Ajuste en el nuevo escenario de restablecimiento de relaciones con La Habana. 

De acuerdo con datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Frontera de EE.UU., más de 43.000 cubanos llegaron al país entre octubre de 2014 y septiembre del presente año, fundamentalmente a través de la frontera de México, a donde la mayoría arriba después de un largo periplo -que se inicia en Ecuador- de 7.700 kilómetros y de cruzar ilegalmente ocho fronteras. 

Ante ese flujo migratorio, el Gobierno de Nicaragua -uno de los aliados políticos de la Cuba castrista- decidió el pasado 14 de noviembre cerrar su frontera con Costa Rica, lo que ha derivado en una grave crisis migratoria que tiene varados en improvisados albergues a más de 4.000 cubanos que buscaban llegar a territorio estadounidense. 

Desde entonces y después de varias reuniones de alto nivel entre representantes de todos los países implicados en ese problema -incluida una nueva ronda de diálogo migratorio entre Cuba y EE.UU.- todavía no se ha anunciado una solución concreta a la situación de esas personas, que tienen pasaporte pero no visados. 

La mayoría emprendió su viaje desde Ecuador, que era el único país de Latinoamérica que no exigía visado a los cubanos, pero el país andino anuló esa exención para controlar la migración ilegal, de manera que a partir del 1 de diciembre los cubanos requieren una visa de turista de 90 días para entrar a ese país. 

Esa decisión creó en La Habana un nuevo escenario de esta compleja crisis, ya que cientos de cubanos con pasajes ya comprados para viajar a Ecuador se concentraron durante dos días ante la embajada de ese país para exigir un visado o que se les devolviera el dinero de sus billetes de avión. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación