Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En México

Crecen Autodefensas por el vacío de poder

estos grupos civiles ya llegaron a la ciudad de Apatzingán, en Michoacán, sur del país, considerada bastión del cártel de Los Caballeros Templarios, sus enemigos

Los autodefensas durante un enfrentamiento en la población de Nueva Italia, Michoacán. Foto EDH / efe

Los autodefensas durante un enfrentamiento en la población de Nueva Italia, Michoacán. Foto EDH / efe

Los autodefensas durante un enfrentamiento en la población de Nueva Italia, Michoacán. Foto EDH / efe

MÉXICO. La proliferación de los grupos de autodefensa, especialmente en los estados de Michoacán y Guerrero, representa más que un dolor de cabeza para el Presidente Enrique Peña Nieto.

Se ha convertido en uno de los mayores retos que enfrenta su gobierno porque ha dejado al descubierto no sólo la debilidad de su política para enfrentar al crimen organizado sino su incapacidad para tratar con los guardias comunitarios y convencerlos de deponer las armas.

Aunque el gobierno federal insiste en que los operativos que ha implementado evitarán que los civiles armados se propaguen por todo el país, la realidad muestra todo lo contrario. Día tras día esos grupos avanzan y conquistan nuevos territorios.

Ayer, acompañados del Ejército y la Policía Federal, grupos de autodefensas encabezado por Hipólito Mora, llegaron a la ciudad de Apatzingán, considerada como el corazón de la Tierra Caliente y bastión del cártel de Los Caballeros Templarios.

La ciudad de 100,000 habitantes en el estado de Michoacán lleva varios años bajo control de este cártel.

Mora dijo que la policía federal controla la seguridad en la ciudad y que tanto miembros armados como desarmados de las autodefensas trabajan colaboran para identificar las guaridas de los Caballeros Templarios. Dijo que aproximadamente 200 integrantes del cártel fueron arrestados, incluido el hermano de uno de sus líderes, Enrique "Kiki" Plancarte. El gobierno no hizo comentarios de inmediato.

Más tarde, uno de los jefes de los Templarios conocido como el 7/7 ó El Pantera, intervino las radiocomunicaciones de los grupos de autodefensas y amenazó con "generar una masacre" si continuaban avanzando.

En la intervención de la radiofrecuencia se escuchó por espacio de 10 minutos que "El Pantera" advertía, en medio de palabras altisonantes, que "vamos a aventar una barredora y no nos importa que mueran inocentes".

Una barredoras es dinamita o granadas de fragmentación, que "El Pantera" aseguró que tienen escondidas en el centro de Apatzingán donde está desplegado un gran dispositivo policiaco. El narco dijo saber la ubicación exacta del líder de las autodefensas Hipólito Mora.

Para el experto Víctor Manuel Quintana, lo que está sucediendo ahora en Michoacán "es el resultado de muchos años de vacío de poder", del "abandono estatal que cede espacios al crimen", dice.

"El Estado ni en su orden federal, ni en su orden municipal, ni en su orden estatal logró llenar vacíos de gobernabilidad de desarrollo y todos esos vacíos fueron llenados por el crimen organizado", dijo a RT este profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

En esta situación en la que el crimen organizado empieza a llenar los vacíos la población se ve obligada a autodefenderse, dice el experto.

En vastas regiones de Michoacán, y específicamente en la llamada Tierra Caliente, tienen una fuerte presencia cárteles como Los Caballeros Templarios, que controlan rutas, cultivan amapola y marihuana y producen drogas sintéticas.

El Gobierno federal extendió su presencia allí el año pasado, para controlar rutas y territorio, pero en muchos municipios las fuerzas locales, sospechosas de connivencia con los narcos, son la única señal de autoridad.

Ante el vacío de poder, desde hace varios meses han surgido los llamados grupos de autodefensa que, como ha reconocido el ministro de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, han propiciado "un acelerado proceso de destrucción del tejido institucional".

Los grupos de civiles armados utilizan fusiles y chalecos antibalas, y se manejan como guardias comunitarios que patrullan en jeeps y camionetas los poblados bajo su dominio. Según medios mexicanos, estos grupos civiles armados surgieron desde febrero de 2013 para defender a sus comunidades.

"El problema empezó cuando venían a tu casa y te decían: 'Me gusta tu mujer, ahorita te la traigo. Pero me bañas a tu niña, que ella sí se queda conmigo varios días'", relata José Manuel Mireles, líder y fundador de las autodefensas de Michoacán, en 24 de febrero, Día de las Autodefensas. La película, que la milicia civil ya difunde en los grupos de Facebook.

"Escogimos la forma en que queríamos morir. Si nos iban a matar amarrados, mejor que nos maten defendiendo", asegura.

Al cierre de esta nota, las autodefensas controlaban 20 municipios del estado de Michoacán y seguían con la toma de poblados.

Para la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), también el vacío de autoridad es la causa de la escalada de violencia. "Estamos ante condiciones en donde lo que se observa es una ausencia de Estado, una ausencia de gobernabilidad", dijo al diario "El Universal".

Las autodefensas "están tratando de cumplir una función que no les corresponde y que es el Estado quien debería ejercer", indicó, y expresó su temor de que, ante la aceptación tácita a estas guardias ciudadanas, "otros grupos de personas de todo el país quieran hacer lo mismo".

El Gobierno dio un ultimátum a los autodefensa: o se desarman o se alistan a los cuerpos de seguridad institucionales. Si no, se aplicará la ley "de manera rigurosa e indiscriminada". Pero los líderes de las autodefensas, que al principio aceptaron legalizarse, opinan que todo es un "teatro del gobierno" y rechazaron la propuesta.

Para presionar, el gobierno envió unos 20 mil agentes y soldados a Michoacán. Ni aun así las autodefensas fueron persuadidas.

Analistas descartan que vaya a ser fácil ese paso, y así lo han confirmado dirigentes de los grupos de autodefensas: si se desarman y vuelven a sus comunidades, pueden ser asesinados, por lo que primero deben ser desarmados los narcotraficantes.

"La estrategia del gobierno federal frente a las defensas comunitarias ha sido errática y confusa, lo que refleja que bien a bien, no sabe qué hacer", sostiene José Antonio Crespo, catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Mientras por un lado, el gobierno declara que las autodefensas actúan al margen de la ley porque portan armas que son de uso exclusivo del ejército y no pueden sustituir a las fuerzas del orden; por otro lado, no puede negar que su existencia obedece al legítimo deseo de los pobladores del área a defenderse de la extorsión, los abusos, secuestros y asesinatos que cometen de manera sistemática los grupos criminales sin que ninguna autoridad les ponga un alto.

Por esta razón, no puede desarmar de manera abrupta a las autodefensas; hacerlo equivale a dejar a la población totalmente a merced de la delincuencia organizada, explican los analistas.

Para la gente que ha sido secuestrada, golpeada y cuyas tierras han sido tomadas por los Caballeros Templarios reconocen a las autodefensas porque han permitido que regrese la seguridad. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación