Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Brasil

La corrupción en Petrobras superaría los $10 mil millones

Según la policía, son pagos ilícitos en comisiones y desvíos vinculados a la trama de corrupción en la petrolera brasileña 

Dilma Rousseff

Gremios petroleros están en huelga por las políticas de desinversión en Petrobras adoptadas por Dilma Rousseff. | Foto por Internet

Gremios petroleros están en huelga por las políticas de desinversión en Petrobras adoptadas por Dilma Rousseff.

RÍO DE JANEIRO.  Los pagos ilícitos en comisiones y desvíos vinculados a la trama de corrupción en la petrolera brasileña Petrobras podrían alcanzar los 42 mil millones de reales (más de 10 mil millones de dólares), según estimaciones policiales publicadas ayer. 

Los investigadores de la policía federal brasileña estimaron en un informe que, entre 2004 y 2014, los pagos ilícitos de Petrobras en relación con 27 empresas podría duplicar el cálculo inicial de 20 mil millones de reales.

 La policía que investiga la Operación Lava Jato –el mayor escándalo de corrupción del país, según el fiscal general- estima que los contratos de suministro a Petrobras por las empresas que conformaban un cártel ilícito habrían inflado los contratos entre el 3.0% y el 20 por ciento para pagar comisiones a partidos políticos y a funcionarios de la petrolera.

 “Considerando que en ambiente de cártel la competitividad está prácticamente descartada, se estima que los porcentajes de lucro excesivos aplicados por las empresas contratistas puedan haber variado entre un mínimo de 3.0 por ciento, correspondiente a los valores pasados a partidos políticos y a exfuncionarios de Petrobras, pudiendo alcanzar hasta el 20 por ciento”, indicó el escrito, publicado por el diario Estado de Sao Paulo. 

Hasta la fecha Petrobras solo admitió que seis mil 200 millones de reales (el equivalente a dos mil millones de dólares en la época) fueron desviados ilícitamente de la empresa como consecuencia de la trama de corrupción, según sus cuentas públicas de 2014.

 La Operación Lava Jato (Operación Limpieza, en portugués) que investiga el escándalo de desvío de fondos de Petrobras por medio de contratos sobrefacturados con suministradores de servicios ya afectó a 62 políticos, entre ellos ministros, gobernadores y parlamentarios en activo y retirados, de los cuales la mayoría pertenece a la base que apoya al Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, por supuestamente haberse beneficiado de las corruptelas.

Recientemente,  la comisión parlamentaria que investiga el caso de corrupción en Petrobras exculpó r de toda responsabilidad a la gobernante brasileña y a su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva.

Entre los investigados figuran el presidente del Congreso, Eduardo Cunha, sospechoso de tener cuentas bancarias en Suiza no declaradas donde recibiría los pagos de comisiones, así como el presidente del Senado, Renan Calheiros, también señalado como eventual receptor de los sobornos. 

Según la Policía, las empresas privadas que participaban en la red de corrupción obtenían contratos amañados con Petrobras, luego inflaban sus valores y repartían las diferencias con exdirectores de la compañía estatal y los políticos que facilitaban los fraudes.

En El Salvador, entre las empresas que resultaron ligadas al escándalo Petrobras están Odebrecht y Queiroz Galvão; seleccionadas por la CEL (Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa), durante el gobierno de Mauricio Funes, para ejecutar obras eléctricas en El Salvador.

Queiroz Galvão fue contratada para ampliar la presa hidroeléctrica 5 de Noviembre y Odebrecht fue preseleccionada para construir El Chaparral, cuyas obras fueron abandonadas a medias y pese a ello el Estado terminó pagando $108 millones. 

Otra empresa investigada en el caso Petrobras es Intertechne, contratada por CEL para hacer dos diseños de la represa.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación