Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Denuncian fallo en protocolo de seguridad

Confirman otro caso de ébola en Estados Unidos

La enfermera tuvo contacto con el primer paciente infectado con la enfermedad

Un trabajador sanitario limpia en las afueras de la vivienda donde vive la enfermera contagiada, en Texas. foto edh / EFE

Un trabajador sanitario limpia en las afueras de la vivienda donde vive la enfermera contagiada, en Texas. foto edh / EFE

Un trabajador sanitario limpia en las afueras de la vivienda donde vive la enfermera contagiada, en Texas. foto edh / EFE

dallas. Una trabajadora de la salud en Texas contrajo ébola luego de tratar a un liberiano que murió de la enfermedad en un hospital de Dallas la semana pasada, agudizando las preocupaciones sobre cómo se violaron los protocolos médicos en Estados Unidos que tienen por objetivo detener la propagación de la enfermedad.

El Hospital Presbiteriano en Dallas, Texas, donde se anunció el nuevo caso ayer, ya ha enfrentado críticas por su manejo de la infección.

La trabajadora infectada, quien no fue identificada, es la primera persona en contraer la enfermedad en Estados Unidos. La mujer tuvo contacto cercano y frecuente con Thomas Eric Duncan, quien murió el miércoles, durante los once días de tratamiento a los que fue sometido, dijeron funcionarios de Salud.

A la enfermera le hicieron dos test para comprobar el contagio.

El actual brote de ébola, el peor en la historia de la enfermedad, ha matado a más de 4 mil personas, la mayoría en Liberia, Sierra Leona y Guinea, en África Occidental. Duncan, un liberiano, estuvo expuesto al ébola en su país y desarrolló la enfermedad mientras visitaba EE. UU.

El nuevo caso en Texas muestra un descuido profesional que podría haber causado que otros trabajadores del hospital también resultaran infectados, dijo Dr. Thomas Frieden, director del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés).

"No sabemos qué ocurrió en el cuidado del paciente original en Dallas, pero en algún momento hubo una falla en el protocolo y eso dio, como resultado, esta infección", dijo Frieden.

Funcionarios del hospital dijeron que la trabajadora usó el equipo de protección recomendado por el CDC durante el tratamiento, incluyendo trajes, guantes y mascarilla.

"Estamos evaluando otras posibles exposiciones potenciales de trabajadores de la salud porque, si este individuo fue expuesto, y lo fue, es posible que otros individuos hayan sido expuestos", agregó.

Las autoridades se están enfocando en dos áreas: cómo fue retirado el atuendo y los procedimientos médicos intensivos que recibió Duncan, que incluyeron diálisis renal y respirador artificial. Ambos incluyen intubación, en vasos sanguíneos o las vías aéreas. Eso hace aumentar el riesgo de que un empleado de la salud tenga contacto con fluidos corporales del paciente, la forma en que se contagia el ébola.

"Retirarse el equipo puede ser realmente el mayor riesgo. Hay que tener mucho cuidado y tener a alguien observando para asegurar que se cumplen todos los pasos", dijo la doctora Eileen Farnon, médico de la Universidad de Temple que trabajó en los CDC y encabezó equipos que investigaron epidemias anteriores de ébola en África.

"Después de cada paso, uno normalmente" se lava las manos con antiséptico o rociándolas con una solución de cloro, señaló.

Por su parte, el presidente Barack Obama ordenó que se realice "lo más pronto posible" una investigación del "aparente" fallo en los protocolos de control de infecciones del hospital de Texas.

De acuerdo con el alcalde de Dallas, Mike Rawlings, un equipo especializado en el manejo de materiales peligrosos se trasladó al complejo de apartamentos donde vive la afectada para desinfectar y limpiar las zonas comunes.

Rawlings detalló, además, que se cree que en el apartamento de la mujer hay una mascota que, al parecer, no muestra síntomas de contagio.

Además de Duncan, cuatro estadounidenses que habían contraído el ébola en África fueron tratados en el país y dos de ellos, Kent Brantly y Nancy Writebol, superaron la enfermedad tras recibir el suero experimental ZMapp, que hasta ahora no había sido probado en humanos.

Sólo una de esas 4 personas, el operador de cámara Ashoka Mukpo permanece ingresado y está "mejorando", de acuerdo con la información divulgada ayer por el hospital que lo atiende, el Centro Médico Nebraska. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación