Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Con feroces acusaciones, Maduro y Capriles inician la carrera presidencial

Acusan a chavistas de querer atacar a líder opositor

El Consejo Nacional Electoral dio a conocer la papeleta electoral, con las posiciones de cada candidato y el partido.

El Consejo Nacional Electoral dio a conocer la papeleta electoral, con las posiciones de cada candidato y el partido.

El Consejo Nacional Electoral dio a conocer la papeleta electoral, con las posiciones de cada candidato y el partido.

VENEZUELA. La antesala a la elección del sucesor de Hugo Chávez tomó ayer un vertiginoso ritmo, cuando la oposición denunció planes para atentar contra su candidato y el oficialismo apuntó a que sus adversarios buscan alterar al pueblo al vejar la imagen del fallecido gobernante.

Un día después de haberse inscrito como candidatos para los comicios del 14 de abril, los bandos que representan al heredero político de Chávez, Nicolás Maduro, y al líder opositor Henrique Capriles nuevamente cruzaron duras palabras, en una señal de que no se darán tregua durante la corta campaña.

La oposición, conformada por una treintena de partidos, denunció ayer un plan para agredir a Capriles.

"La información que tenemos, incluso de los propios servicios de inteligencia, es que planeaban agredir, planeaban atentar contra Henrique Capriles", dijo el jefe del comando opositor, Henri Falcón, también gobernador del estado Lara.

En la conferencia mostraron dos fotografías, en una de ellas se ven dos manos empuñando armas de fuego y apuntando contra un televisor en el que se ve a Capriles.

El comando de Maduro, un exchofer de autobús de 50 años que fue ungido por el propio Chávez como el indicado para prolongar sus 14 años de revolución socialista, acusó al mismo tiempo a la oposición de no querer competir por votos sino agitar las aguas.

El oficialismo mantiene la misma estrategia de la anterior campaña, asociar a Capriles con sectores de derecha que buscan desarmar los multimillonario programas sociales que montó Chávez para beneficiar directamente a la población de menores recursos con la enorme renta petrolera del país.

Capriles, gobernador del estado Miranda –uno de los pocos que logró la oposición en las elecciones regionales de diciembre– busca deshacer la estrategia del Gobierno de mostrarse como una continuación de Chávez.

El enérgico político de 40 años llama a su contendor Nicolás, a secas, y le recuerda que él no es Chávez.

Asimismo, llamó al Gobierno a aclarar los acontecimientos previos a la muerte del socialista que dijo están rodeados de "mentiras".

En tanto, ayer se informó que el féretro con Chávez será traslado el viernes desde la Academia Militar hasta el que será el Museo de la Revolución, enclavado en un bastión chavista de la capital. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación