Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comienza juicio a tripulación de ferry surcoreano que naufragó y causó más de 300 muertes

El capitán del ferry fue recibido con el grito de "asesino" al ingresar al tribunal

Lee Joon-seok, de 68 años, y tres miembros de alto rango de su tripulación están acusados de homicidio

Lee Joon-seok, de 68 años, y tres miembros de alto rango de su tripulación están acusados de homicidio

Lee Joon-seok, de 68 años, y tres miembros de alto rango de su tripulación están acusados de homicidio

Quince miembros de la tripulación de un barco surcoreano que se hundió en abril causando la muerte de más de 300 personas, en su mayoría niños, protagonizaron el martes el inicio de un juicio en el que enfrentan cargos que van de negligencia a homicidio.

El capitán del ferry fue recibido con el grito de "asesino" al ingresar al tribunal. Lee Joon-seok, de 68 años, y tres miembros de alto rango de su tripulación están acusados de homicidio y podrían recibir el máximo castigo: la pena de muerte.

Otros dos miembros de la tripulación están acusados de huir y abandonar el barco, lo que conlleva una pena máxima de reclusión perpetua, mientras nueve integrantes enfrentan cargos de negligencia, que se castiga con algunos años en prisión.

Se vivieron momentos de mucha tensión en la corte, repleta de familiares que parecían haber sentenciado ya a la tripulación, a la que en imágenes de video se vio abandonando el ferry en el momento del accidente mientras los niños obedecían órdenes de esperar en sus cabinas por más instrucciones.

En el momento en que los acusados ingresaron a la corte, alguien gritó: "Ese hombre es el capitán, ¿no? ¡Asesino!".

En tanto, un familiar de las víctimas sostenía un cartel que decía: "Ustedes no son humanos. Son menos que animales", y se produjo un altercado entre parientes y guardias de seguridad cuando intentaron levantar esa pancarta.

El ferry Sewol, que iba sobrecargado y a demasiada velocidad en un giro, se hundió en la costa sudoeste de Corea del Sur el 16 de abril, durante un viaje de rutina entre la localidad de Incheon y la isla vacacional de Jeju en el sur.

De los 476 pasajeros y tripulantes, 339 eran niños y docentes de una escuela ubicada en las afueras de Seúl. Sólo 172 personas fueron rescatadas, y se presume que el resto se ahogó, aunque no todos los cuerpos pudieron ser recuperados.

Los 15 tripulantes han permanecido detenidos desde que fueron acusados en mayo. Un familiar de una de las víctimas que habló en nombre de las demás en el inicio de la audiencia imploró a los acusados que digan la verdad.

"¿Habrían hecho lo mismo si hubiesen sido sus hijos? Por favor, imagínense por un momento que fueron sus hijos los que murieron y digan la verdad", rogó.

El abogado del capitán indicó que su cliente no tenía poder para detener la práctica de la compañía que operaba el ferry de sobrecargar la embarcación y que no había tenido intención de causar el accidente, por lo que no cabía el cargo de homicidio.

La corte entró en un cuarto intermedio y fijó la próxima audiencia para el martes de la semana que viene.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación