Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Clinton asume responsabilidad por el ataque al consulado de EE.UU. en Bengasi

La aspirante demócrata asegura que la reacción del gobierno de EE.UU. en ese momento fue la mejor posible

Hillary Rodham Clinton

La ex secretaria de Estado y candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, testifica ante el Congreso estadounidense . | Foto por Agencia AP

La ex secretaria de Estado y candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, testifica ante el Congreso estadounidense .

WASHINGTON. La exsecretaria de Estado y aspirante a la candidatura presidencial demócrata para la Casa Blanca, Hillary Clinton, asumió ayer su responsabilidad por el ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) en 2012 y aseguró que hizo cuanto pudo ante la situación. 

En una sesión ante el comité de la Cámara de Representantes que investiga las muertes del embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y otros tres funcionarios en Bengasi, Clinton aseguró que teniendo en cuenta la información disponible en ese momento, la reacción del Gobierno estadounidense fue la mejor posible. 

"No tengo ninguna duda de que lo hicimos lo mejor posible teniendo en cuenta la información que teníamos entonces", aseguró la que fuera entonces jefa de la diplomacia estadounidense ante el comité especial de legisladores, convocado para analizar lo acontecido en Libia. 

La comparecencia de Clinton se extendió por once horas, siendo la declaración más larga de todas las que se han producido ante este comité. 

Cuando el presidente del comité, el congresista republicano Trey Gowdy, declaró la sesión de ayer por concluida, a Clinton ya casi no le quedaba voz tras un día de actividad sin apenas interrupción, en el que solo hubo tres recesos para comer, estirar las piernas y que los congresistas acudiesen a votar. 

Clinton fue objeto de duras preguntas por parte de los legisladores republicanos, quienes acusan a la Administración de Barack Obama de no contar toda la verdad sobre lo que ocurrió en el ataque. 

A la polémica sobre el atentado se sumó en los últimos meses otra acerca del uso por parte de Clinton de su cuenta de correo personal para asuntos de Estado, sobre lo que también se le preguntó hoy a lo largo de la sesión. 

Después de que fueran revisados por el Departamento de Estado para no incurrir en la publicación de información clasificada, una gran parte de las más de 55,000 páginas de correos electrónicos de Clinton están ya a disposición pública para despejar cualquier duda. 

Los legisladores republicanos miembros del comité cuestionaron a Clinton por la ausencia de correos en sus archivos relativos a un ataque previo ocurrido en Libia en abril de 2012, y reprocharon a la exsecretaria una falta de interés por las tensiones crecientes en el país norteafricano. 
La aspirante a la candidatura demócrata explicó que "la mayor parte" de su trabajo como jefa de la diplomacia estadounidense no lo realizaba a través de correos electrónicos, sino a través de reuniones personales o llamadas telefónicas. 

Los republicanos formularon duras acusaciones contra la exsecretaria de Estado, quien se apoyó en las investigaciones que han tenido lugar durante los últimos tres años para afirmar que su gestión no fue irregular. 

La también exprimera dama, emocionada en ciertos momentos de la maratoniana audiencia, aseguró a los congresistas "haber perdido más horas de sueño" a causa de lo ocurrido que todos los legisladores presentes juntos. 

"Me imagino que he pensado más sobre esto que todos ustedes juntos", reiteró. 

Clinton, que mantuvo la compostura pese a los reiterados ataques, fue duramente interpelada por el legislador Jim Jordan, quien la acusó de ocultar deliberadamente información a la ciudadanía. 

Tras el ataque, las primeras informaciones que dio el Gobierno de Estados Unidos aludían a unas protestas espontáneas provocadas por la publicación de un vídeo antiislámico, pero el Ejecutivo se desdijo después. 

"Usted sabía la verdad y eso no es lo que le llegó al pueblo estadounidense. No hay pruebas de una protesta espontánea y usted escogió el vídeo como la narrativa. ¿Dónde se originó? Se originó con ustedes", alegó Jordan. 

Clinton respondió que el Gobierno estadounidense tenía razones para creer que dicho vídeo había provocado las protestas, ya que algo similar había ocurrido días antes en las calles de Egipto. 

Sin embargo, negó haber creado una explicación falsa a propósito. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación