Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Choques entre manifestantes y policías en Brasil

Expresaron su descontento por los miles de millones de dólares que se gasta el gobierno brasileño en eventos deportivos en lugar de servicios públicos.

BRASIL. La Copa Confederaciones se despidió como comenzó hace dos semanas, con protestas, con algunos choques entre manifestantes y la policía, y con el gas lacrimógeno llegando hasta las mismas tribunas del Maracaná de Río de Janeiro.

Unas 20 mil personas confirmaron en las redes sociales su asistencia a las manifestaciones hoy, pero el número real no llegó ni a la mitad y hubo unos 5 mil participantes en una primera protesta y unos 3 mil en la segunda, en la cual irrumpió la violencia.

La ciudad, y en especial los alrededores del Maracaná, fue ocupada por unos 10,600 policías y 7,400 militares.

La primera de las marchas, de 5,000 personas, llegó hasta cerca de un kilómetro del estadio, donde fue contenida por un fuerte cordón policial, sin que se registraran incidentes.

No ocurrió lo mismo con la segunda marcha, en la que algunos de los participantes comenzaron a desfilar encapuchados, en una clara provocación a la policía.

En uno de sus varios intentos por llegar hasta las puertas del estadio, algunos manifestantes lanzaron diversos objetos contra los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos en tal cantidad que su efecto se sintió incluso en las tribunas del estadio.

Reiteraron las demandas de las anteriores: protestas contra el gasto público en el torneo y peticiones de mejores servicios públicos y más inversiones en salud y educación, entre muchas otras reivindicaciones. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación