Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Casi 5.000 menores cruzaron a frontera de EE.UU. en octubre

Cifra es más del doble que la registrada en el mismo mes del año pasado. Autoridades estadounidenses dicen que es hay un flujo constante. La mayoría de niños y familias detenidos en frontera eran de El Salvador.

Parte del recorrido por territorio mexicano lo hacen a bordo del tren conocido popularmente como “La Bestia”, a pesar del riesgo que implica.

Parte del recorrido por territorio mexicano lo hacen a bordo del tren conocido popularmente como “La Bestia”, a pesar del riesgo que implica. | Foto por EDH

Parte del recorrido por territorio mexicano lo hacen a bordo del tren conocido popularmente como “La Bestia”, a pesar del riesgo que implica.

Casi 5.000 niños inmigrantes no acompañados fueron sorprendidos cuando cruzaban sin permiso hacia Estados Unidos desde México en octubre, más del doble de octubre del 2014, de acuerdo con el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

Las cifras, dadas a conocer el martes, indican además que 6.029 familiares que viajaban juntos fueron aprehendidos también el mes pasado, comparado con 2.162 del octubre previo.

Los números subieron pese a expectativas de una declinación debido al frío de la temporada, mejor patrullaje a lo largo de la frontera y esfuerzos de las autoridades mexicanas para frenar el flujo de migrantes centroamericanos a Estados Unidos. 

Aunque miles de mujeres y niños provenientes de Centroamérica fueron aprehendidos en la frontera en el verano del 2014, la cifra cayó casi a la mitad en el año fiscal 2015 que concluyó el 30 de septiembre.

Los 4.973 niños no acompañados que fueron capturados en la frontera el mes pasado son la mayor cifra registrada para octubre por el centro de estudios Washington Office on Latin America desde que comenzó a documentar el flujo en el 2009, dijo Adam Isacson, experto en asuntos de la frontera.

Las cifras rompen la tendencia típica de un incremento de los cruces fronterizos en la primavera y una declinación a lo largo del verano y el otoño. Pero hubo un aumento de cruces  de familias y de niños en julio y desde entonces la cifra ha rondado los 4.000 mensuales.

“En lugar de un gran salto, ha sido algo sostenido”, dijo. “Pienso que estamos casis en modo de crisis con tantos meses de arribos sostenidos”.

La mayoría de los niños y las familias que trataron de cruzar la frontera en octubre eran de El Salvador. 

Un incremento de la violencia en el país, que promedió 30 asesinatos diarios en agosto, es gran parte de la causa, dijo Isacson. 

Previamente, Guatemala tuvo la mayor cantidad de familias y niños aprehendidos en la frontera.

Menores salvadoreños detenidos
Unos 39,970 menores de edad no acompañados han sido detenidos por la patrulla fronteriza de Estados Unidos entre octubre de 2014 y septiembre de 2015, . 

En ese periodo, la mayoría de los menores de 17 años que trataron de cruzar la frontera y acceder a suelo estadounidense eran originarios de Centroamérica y México. Unos 9,389 son salvadoreños; 13,589 guatemaltecos; 11,012 mexicanos y 5,409 hondureños.

La cifra de menores salvadoreños que intentaron llegar a suelo estadounidense en el año fiscal 2014 fue de 16,404, según el CBP. 

Aunque el Valle Río Grande sigue siendo el principal centro de arribo migratorio a Texas, los inmigrantes están comenzando a aventurarse más al oeste. 

El número de niños no acompañados aprehendidos en octubre pasado en el sector de Del Río subió de 120 a 237, mientras que 187 fueron capturados en la remota área de Big Bend, comparado con apenas 13 el año pasado.

De acuerdo con documentos internos del Departamento de Seguridad Nacional, la mayoría de las familias entrevistadas dijeron a las autoridades de aduanas que los contrabandistas decidieron por dónde cruzaban. Reportaron que el costo fue de unos 5.000 dólares para cruzar la frontera cerca de Matamoros o Reynosa, México, frente al Valle Río Grande, a entre 1.500 y 2.000 dólares para cruzar cerca de Ciudad Acuna, frente al área de Del Río.

El gobierno estadounidense fue sorprendido por el repentino incremento de los cruces de niños y familias e hizo varios esfuerzos para frenar el flujo de personas cruzando la frontera ilegalmente, incluyendo campañas en los medios en Centroamérica para disuadir a la gente de intentar la peligrosa travesía.

CBP dijo en una declaración esta semana que las campañas siguen en vigor y resaltan que “aquellos que intenten venir aquí ilegalmente son un blanco prioritario de deportación”.

Familias aprehendidas cuando cruzaban ilegalmente la frontera entre julio y septiembre les dijeron a agentes de inmigración que hicieron en viaje en parte porque sentían que tenían probabilidades de éxito, de acuerdo con los documentos internos de Seguridad Nacional. Los inmigrantes hablaron de “permisos” o pases que ellos creían les permitirían permanecer en Estados Unidos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación