Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cardenal aboga por combatir corrupción y violencia

Honduras es considerado uno de los países más violentos del mundo, con un promedio de 14 homicidios

Tegucigalpa. El cardenal arzobispo de Tegucigalpa, Óscar Andrés Rodríguez, abogó ayer por combatir la corrupción y los altos índices de violencia que afectan a este país, atribuidos a grupos del narcotráfico y el crimen organizado.

"Nuestra Honduras está muy tentada hoy día, tentada por la violencia, tentada por el mal, fijémonos simplemente en esa tentación del dinero fácil, sea con la corrupción o venta de drogas", expresó el cardenal Rodríguez en una homilía celebrada en la Catedral de Tegucigalpa.

La corrupción es uno de los flagelos que más afecta a Honduras, un país donde el 70 por ciento de sus 8.5 millones de habitantes son pobres, según fuentes públicas y privadas.

El religioso aseguró que el tráfico de estupefacientes y la violencia están "destruyendo a la juventud" y eso, añadió, puede vencerse "con la palabra de Dios".

El territorio hondureño es utilizado como puente por narcotraficantes que envían cargamentos de droga, principalmente de cocaína, a Estados Unidos en avionetas y lanchas rápidas que en su mayoría cruzan por la región caribeña.

El cardenal católico también exhortó a los hondureños a "vencer el materialismo" porque, en su opinión, "de nada le sirve al ser humano ganar todo en este mundo si después pierde su vida y su alma".

Honduras es considerado uno de los países más violentos del mundo, con un promedio de 14 homicidios en este año, según las autoridades, que atribuyen al narcotráfico buena parte de la violencia que afecta a esta nación centroamericana.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación