Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capturan a sospechoso de asesinar a joven salvadoreña en EE. UU.

Maggie Rosales fue apuñalada el 12 de octubre

Adam Saalfield (c), de 21 años, es escoltado al Tercer Precinto de la policía. Foto EDH / newsday.com

Adam Saalfield (c), de 21 años, es escoltado al Tercer Precinto de la policía. Foto EDH / newsday.com

Adam Saalfield (c), de 21 años, es escoltado al Tercer Precinto de la policía. Foto EDH / newsday.com

Huntington. Ayer las autoridades anunciaron el arresto de Adam Saalfield, de 21 años, sospechoso de haber apuñalado a la joven salvadoreña Maggie Rosales.

Él afronta los cargos de asesinato en segundo grado y permaneció en las instalaciones del Tercer Precinto de la policía. Ayer fue presentado ante la Corte del Primer Distrito en Central Islip, informó el periódico Newsday.

Una escena emotiva en la sala de la corte estalló cuando uno de los familiares de la víctima se puso de pie y gritó, "¡Asesino! Animal!".

El cuerpo de Maggie Sánchez, de 18 años, fue encontrado el domingo 12 de octubre, a las 11:25 de la noche, en Lynch Street. Tenía una herida profunda en el torso y fue declarada muerta en el lugar por los médicos forenses.

Los fiscales dicen que Saalfield atacó por detrás a Rosales.

La policía afirma que tienen las pruebas de ADN y del video vigilancia que vinculan a Saalfield al asesinato, pero aún desconocen el motivo.

"No tenemos ninguna evidencia de que había alguna relación entre los dos", dijo el teniente Kevin Beyrer.

CBSNew York publicó que Saalfield vivía a solo unas casas de Rosales.

De acuerdo con el periódico, se trata del cuarto asesinato sin resolver en lo que va del año en este vecindario de gran influencia centroamericana, lo cual ha desatado la indignación de sus habitantes que han salido a protestar en las calles y ante las autoridades.

Maggie Rosales estudiaba en Walt Whitman High School, cumplió años el 2 de octubre y soñaba con ir a la Universidad. En una entrevista con el periódico, su padre, César Rosales, contó que la noche que fue asesinada intentó persuadirla de no salir. Pero ella se bañó, se vistió y le dijo que iba a ir a cenar con un primo; salió a las 11:00 de la noche diciendo "Me voy, voy a salir".

Desconsolado, el señor Rosales -quien dejó El Salvador en 1985- dijo que espera que las autoridades cumplan su promesa de resolver el crimen.

Por su parte, el columnista de Newsday, Joye Brown, cuestionó la ola de violencia en esta ciudad: "¿Por qué tantas muertes violentas? ¿Están relacionadas? ¿Hay algún patrón? ¿Es, como algunos residentes temen, que la comunidad está viendo un resurgimiento de la actividad de las pandillas que hace algunos años requirió una respuesta conjunta federal estatal y del condado para eliminarla?".

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación