Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Mueren más de 600 personas

Caos en Egipto

Autoridades sanitarias afirman que ya van casi 4,000 heridos tras la represión del Ejército

Varias personas permanecen junto a decenas de cadáveres de familiares en la mezquita al-Imene en El Cairo que ha servido como morgue. foto edh /EFE

Varias personas permanecen junto a decenas de cadáveres de familiares en la mezquita al-Imene en El Cairo que ha servido como morgue. foto edh /EFE

Varias personas permanecen junto a decenas de cadáveres de familiares en la mezquita al-Imene en El Cairo que ha servido como morgue. foto edh /EFE

EL CAIRO. Las autoridades egipcias elevaron ayer a más de 600 la cifra de muertos y 3,994 heridos por los enfrentamientos del miércoles entre fuerzas del orden y partidarios del presidente derrocado Mohamed Mursi.

Además, en su primera declaración sobre el caos en el país del norte de África, el presidente de EE. UU., Barack Obama, canceló los ejercicios militares conjuntos con Egipto programados para el mes próximo aduciendo que Estados Unidos no puede continuar cooperando con el gobierno egipcio cuando mueren civiles en las calles. Asimismo, encomendó a su equipo nacional de seguridad determinar qué medidas adicionales podría adoptar.

Egipto, un aliado vital para Estados Unidos en Oriente Medio, se arriesga a hundirse aún más en el caos tras el derrocamiento de Mursi, el 3 de julio, que provocó posteriores protestas de sus seguidores, las cuales han sido atajadas con una dura represión .

El saldo de muertos hasta ahora es de 638, según un reporte actualizado ayer por el Ministerio de Salud, lo cual convierte al miércoles en el día más letal desde que comenzó el levantamiento popular de 2011 que derivó en la renuncia del antecesor de Mursi: Hosni Mubarak.

Ayer decenas de cadáveres ensangrentados han sido almacenados en una mezquita envueltos en sábanas mientras son reclamados por sus familiares.

La cifra de víctimas deja al descubierto la extensión de la violencia que se vive en el país y que provocó que el gobierno declarara estado de emergencia nacional y un toque de queda por las noches.

Pero pese a la represión militar, los disturbios continuaron ayer en otras ciudades egipcias como Alejandría y Giza (allí se encuentran laspirámides) donde se tomaron las calles e incendiaron edificios gubernamentales. La televisión estatal atribuyó los ataques a los afines a Mursi.

En respuesta, las autoridades egipcias autorizaron a la policía a usar la fuerza letal para protegerse y resguardar de los ataques las instituciones clave del estado.

El gobierno, respaldado por el Ejército, también se comprometió a confrontar los "actos terroristas y de sabotaje" presuntamente perpetrados por miembros de la Hermandad Musulmana.

El origen

Los enfrentamientos del miércoles comenzaron cuando la policía desalojó a la fuerza y sin contemplaciones dos campamentos montados en El Cairo por los seguidores de Mursi que piden su restitución. En uno de esos campamentos murieron 288 de las 638 víctimas y el resto pereció en las protestas violentas.

"Se trata de los disturbios más graves en Egipto desde el inicio de la Primavera Árabe, que dejaron más de 570 muertos, y no se descartan nuevos enfrentamiento violentos después de que grupos islamistas hayan convocado para este viernes un nuevo "viernes de la ira" contra el gobierno de transición", publica el periódico español El Mundo.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación